EL CARÁCTER ES EL MOTOR DE LA VIDA

Tú perseveraste en el empeño. Eso fue lo que te trajo la buena suerte, le dijo el instructor de piano a la niña al darle el lazo verde de la buena suerte. Desde entonces, siempre que tocaba el piano, la pequeña llevaba puesto el lazo verde, porque le recordaba que era su propio esfuerzo lo que le traía la buena suerte”. ELIZABETH KODA-CALLAN, El lazo de la suerte, 1990.

El carácter es el conjunto de atributos o rasgos que componen y distinguen la personalidad o manera de ser del individuo. Se manifiesta en la forma habitual de sentir, de pensar, de comportarse, en los gustos y en las aversiones.

Carácteres

El desarrollo del carácter comienza en el útero materno. Todos los bebés poseen unas tendencias instintivas vitales que se muestran al nacer en su actividad física, en su placidez, su curiosidad, y su sensibilidad a los estímulos internos y externos.

En el vientre materno

En la misma sala de maternidad vemos recién nacidos confiados y tranquilos, y otros que nada más llegar al mundo se muestran inquietos e irritables. Estas cualidades están influidas por factores hereditarios, fuertes corrientes hormonales que se producen durante el embarazo y las vicisitudes del parto. Es algo innato.

Sala de maternidad

Pequeños que se enfrentan a situaciones idénticas reaccionan de formas muy distintas. El primer día de colegio o el primer viaje en la montaña rusa son acontecimientos gratos o estimulantes para unos niños, y aterradores o estresantes para otros.

Es razonable sospechar que el motivo de las distintas respuestas emocionales a estímulos similares se debe en parte a que sus cerebros captan y procesan la información de formas diferentes.

Ya hace dos milenios y medio que se reconocía el aspecto biológico de la personalidad. El concepto más popular fue el propuesto por el médico griego HIPÓCRATES de COS. Según él, el temperamento se revelaba en los primeros meses de vida y era el resultado de la mezcla de los cuatro líquidos del cuerpo: la sangre, la flema, la bilis amarilla y la bilis negra.

Las personas efusivas y eufóricas tenían un exceso de sangre en el cuerpo, por lo que se solía decir que eran de “temperamento sanguíneo”. En el polo opuesto se situaban los melancólicos, en los que predominaba la bilis negra. La bilis amarilla fomentaba la personalidad irritable y la flema el talante “flemático”, parsimonioso o cachazudo.

Melancolía= predominio de la bilis negra

A los pocos días de nacer, las criaturas ya se relacionan activamente con el medio. Las imágenes, las caricias y, sobre todo, las palabras acompañadas de contacto visual y afecto forjan la organización cerebral de los niños. La cara de la madre, sus sonrisas y sus diversas expresiones faciales constituyen una fuente de fascinación para todos los pequeños y estimulan en ellos la conexión emocional con los demás, algo imprescindible para la maduración saludable de los cimientos del pensamiento y las emociones.

bebé

Los niños son actores sociales por derecho propio. Su estado de ánimo, su apariencia física y sus talentos tienen un impacto en las personas de su entorno. Está demostrado que las criaturas que manifiestan continuamente actitudes y emociones positivas tienen más posibilidades de ser correspondidas de la misma manera. Lo mismo ocurre con los niños que se muestran disgustados o distantes.

Las respuestas favorables o desfavorables que los pequeños provocan en los demás durante el proceso de desarrollo contribuyen a configurar su opinión sobre sí mismos y el mundo que les rodea. Además, los niños imitan e incorporan a su carácter rasgos que observan en las personas importantes de su entorno inmediato.

Un componente fundamental del carácter es la autoestima o la valoración que hacemos de nosotros mismos. La autoestima empieza a desarrollarse durante los primeros dieciocho meses de la vida. Al principio se nutre sobre todo del amor materno y del sentido de seguridad.

A medida que los niños crecen se va configurando por las experiencias que viven, por la valoración que hacen de ellas y el mérito o demérito que se asignan. El aprecio de las personas del entorno y la sensación de que controlan su cuerpo y los elementos que les rodean fomentan en ellos la confianza en sí mismos. La autoestima más beneficiosa es la que se construye de pequeños y frecuentes logros y de la ilusión hacia objetivos alcanzables.

Autoestima y confianza

Una buena autoestima estimula emociones positivas y nos protege de las negativas. Sin una opinión positiva de uno mismo no es fácil desarrollar una disposición optimista. Es verdad que hay individuos que, pese a gozar de buena autoestima, tienen una visión negativa de la vida. Pero, en general, las personas que se valoran favorablemente se inclinan a ver el mundo a través de un cristal más positivo que quienes se sienten insatisfechos consigo mismos.

Cuando adultos y niños pequeños recuerdan en voz alta, son los adultos quienes establecen la estructura y el contenido de la conversación. El niño se limita a confirmar o a repetir lo que dice el adulto. A partir de los cuatro años, los pequeños empiezan a participar más activamente en la conversación. Y a medida que dominan el lenguaje, van tomando la iniciativa y coloreando los recuerdos.

Más tarde, adultos y niños intercambian impresiones y detalles que enriquecen las historias. A medida que crecen, cuando hablan sobre sucesos que han vivido no sólo proporcionan información sobre los hechos y revelan aspectos de sí mismos, lo que ayuda a crear vínculos con sus interlocutores, sino que al recordar y explicar sus experiencias modulan su visión de sí mismos y del entorno y van construyendo su autobiografía.

En cuanto al estilo, las explicaciones que elaboran la mayoría de los pequeños menores de 12 años sintonizan con la forma de explicar de sus progenitores, sobre todo si éstos son percibidos por los pequeños como personas competentes.

Los niños que escuchan a sus padres dar asiduamente explicaciones positivas de los sucesos tienden a incorporar estilos positivos de interpretar las vicisitudes de sus vidas. Igualmente, los juicios que los padres, cuidadores o educadores emiten sobre la conducta de los pequeños moldean el talante de las criaturas.

Explicaciones positivas globales de sus logros -”te ha salido bien el dibujo porque eres una niña muy creativa“-, o interpretaciones limitadas de sus fracasos -”no te ha salido este dibujo tan bien como te gustaría porque ahora estás cansada“- fomentan la inclinación al pensamiento positivo.

Cuidar la autoestima

La semilla de la esperanza también se siembra durante los primeros años del desarrollo del carácter. El simple hecho de que el llanto atraiga automáticamente la atención de un adulto responsable es suficiente para fomentar en los pequeños la idea de que la satisfacción de ciertas necesidades está a su alcance y depende de ellos mismos.

De hecho, casi todas las criaturas de dos años que han sido cuidadas por adultos alegres y atentos ya evidencian claros signos de esperanza ante las contrariedades.

Con el tiempo, estos niños tienden a adoptar pensamientos esperanzadores tales comosé lo que tengo que hacer para lograr las metas que me propongo” o “si me encontrara en un aprieto estoy seguro de que se me ocurriría la forma de salir de él“.

El talante esperanzado crece estimulado por las experiencias infantiles que alimentan en los pequeños sentimientos de seguridad, certidumbre, tranquilidad y, sobre todo, la sensación de que controlan razonablemente sus circunstancias.

La necesidad de sentir que uno gobierna su programa de vida es algo profundamente arraigado en los seres humanos y es una pieza fundamental del equilibrio mental.

FUENTE: LA FUERZA DEL OPTIMISMO (LUIS ROJAS MARCOS).

Un pensamiento en “EL CARÁCTER ES EL MOTOR DE LA VIDA

  1. Today, considering the fast lifestyle that everyone leads, credit cards have a huge demand throughout the market. Persons throughout every arena are using the credit card and people who not using the credit card have made arrangements to apply for 1. Thanks for expressing your ideas about credit cards.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s