Forteza, Palmeira y el Banco Palmas


Palmeira, un barrio de unos treinta y dos mil habitantes situado al sur de la ciudad de Forteza, al noroeste de Brasil, se creó en 1973 por familias que habían sido expulsadas de sus tierras en la zona costera por el creciente aflujo turístico que ya sufría la zona; la mayoría de estas familias eran pescadores que vivían del mar. La zona, pantanosa y desprovista de infraestructuras urbanas, sólo servía como lugar de pasto para animales, pero sus habitantes empezaron a construir espontáneamente sus frágiles casas, dando origen a una gran favela, sin ninguna red de saneamiento básico, agua, energía eléctrica u otros servicios públicos. A partir de 1982, con la creación de la Asociación de Moradores del Conjunto Palmeira (ASMOCONP) las familias comenzaron a organizarse y, a través de movilizaciones populares y fondos públicos, la Asociación de Moradores fue poco a poco construyendo el barrio de Palmeira: en 1983 la asociación consiguió electricidad para el barrio; en 1985 construyó sesenta casas gracias a los fondos federales para las víctimas sin hogar de las inundaciones; en 1988 se logró la implantación de redes de agua, alcantarillado y energía eléctrica; en 1990 se construyeron con fondos públicos mil setecientos metros de canal de drenaje y dos años después se organizó a los moradores por manzanas y se instaló una red de saneamiento. Sin embargo, a pesar de los éxitos en cuanto a infraestructuras urbanas, los indicadores sociales de la zona alertaban de que sus residentes continuaban en una situación de extrema pobreza. Seguir leyendo “Forteza, Palmeira y el Banco Palmas”

Las Cajas de Ahorros, sus Fundaciones y sus Montes de Piedad


Mi cuenta está en un banco. ¿Sería diferente si estuviera en una caja de ahorros?

No.  En el pasado no fue así, pero hoy, a efectos comerciales y operativos, es exactamente igual un banco que una caja.

¿Cual es pues la diferencia entre unos y otros?

Ninguna en relación directa con usted como cliente y sus operaciones cotidianas. La distinción está en el encuadramiento de las cajas en su entorno social y legal. Las diferencias básicas se centran en su estructura societaria y en las consecuencias que de ello se derivan.

Los bancos son Sociedades Anónimas, con su capital social, sus accionistas representados por la Junta General de Accionistas y su Consejo de Administración. Como es natural, al final de cada ejercicio, tienen unos beneficios, pagan sus impuestos sobre ellos, dejan en Reservas otra parte de las ganancias para reforzar la solidez del balance y, finalmente, el resto lo reparten entre sus accionistas en forma de dividendos.

Las Cajas, por el contrario, conocidas internacionalmente como Saving Banks, en lugar de capital social cuentan con un fondo de dotación fundacional. Tienen también un Consejo de Administración, pero en lugar de Junta de Accionistas tienen una Asamblea General. En ésta, están representados, por ley, las Entidades Fundadoras de la Caja, las Corporaciones Locales (Ayuntamientos) de aquellas zonas donde tienen presencia mediante sucursales, impositores (clientes por sorteo), empleados (representantes sindicales) y otras entidades de interés social. La parte del beneficio que no se acumula en Reservas, puesto que no tienen accionistas, se destina a Obra Social, a sus Fundaciones, es decir, revierte a la sociedad. Seguir leyendo “Las Cajas de Ahorros, sus Fundaciones y sus Montes de Piedad”

El Éxodo: ¿Existió?


[El propósito del relato del Éxodo es narrar el nacimiento de una nación, de un pueblo liberado de la opresión y purificado tras completar el paso del “mar de los juncos“. El agua, como expresión de juicio, y el bautismo, como forma de huida, otorgan mucho simbolismo a la narración. Para desvelar por completo el misterio del Éxodo será necesario proseguir con las investigaciones, pero, como ha afirmado James Weinstein, “mientras no se descubran pruebas novedosas y más sólidas sobre este hecho, el relato del Éxodo no podrá considerarse un tema válido para un estudio arqueológico productivo”]. (El secreto de la esfinge).

En suma, debemos considerar el Éxodo bíblico como una obra literaria, no histórica, inspirada por la memoria popular y la tradición oral. Esta clase de historias suelen tener una base última en la verdad, solo que esta se halla oscurecida por las elaboraciones posteriores. Quizá el Éxodo no fue una migración conjunta de veinte mil personas, sino tal vez el viaje desde Egipto de una familia extensa, grupo que se convirtió en la semilla originaria de los israelitas, hasta que su historia se embelleció por el camino de la mitología. Seguir leyendo “El Éxodo: ¿Existió?”

UNA PLANTA MASÓNICA PARA MADRID


La capital de España no es de nueva planta como la de Estados Unidos y por tanto es difícil encontrar grandes combinaciones simbólicas en su urbanismo. Pese a ello conserva algunos interesantes restos de la presencia masónica desde que se abriera en 1728, en el hoy desparecido hotel San Bernardo en la calle del mismo nombre, la primera logia impulsada por francmasones británicos fuera de Inglaterra y consagrada por el aventurero duque de Wharton, quien a su muerte fue enterrado en el monasterio de Poblet, en Tarragona. Han pasado bastantes años desde entonces y hoy, según propias fuentes masónicas, se calcula que el número de españoles iniciados en la francmasonería alcanza los cuatro mil.

Monasterio de Poblet

Para empezar, contamos con numerosos monumentos dedicados a masones, como la estatua ecuestre de Espartero junto al parque del Retiro o el monumento a Emilio Castelar en la glorieta del mismo nombre (donde tres figuras femeninas en representación de la Belleza, la Fortaleza y el Conocimiento coronan un alto pedestal a cuyos pies el famoso político iniciado se dirige al pueblo).

Estatua del General Espartero

Las referencias a la orden las hallamos también en las fachadas de diversos edificios como la Escuela de Ingenieros de Caminos o el Ministerio de Agricultura, o en su interior, como los frescos del techo en el Salón de Actos del Ateneo, tradicional centro de reuniones masónicas a lo largo de su existencia. Y por supuesto en el callejero, donde muchas de las calles más importantes llevan el nombre de miembros de la fraternidad, desdeArgüelles hasta Cea Bermúdez pasando por Zurbano, Gregorio Marañón, Mesonero Romanos, Goya, Meléndez Valdés y otros. Seguir leyendo “UNA PLANTA MASÓNICA PARA MADRID”

El DÓLAR Y EL EJE DEL MAL


Pero ahora tienen problemas, ¿no?

Sí claro. Iraq, en el año 2000 convirtió sus transaciones petroleras al euro. ( No sé si hace falta aclararlo, pero un minuto después de la invasión americana, volvieron a cotizarse en dólares). Las cosas están cambiando con la creación del euro. En 2002, Irán cambió todas sus reservas en dólares a euros. Corea del Norte hizo lo propio también a finales de 2002.

Mandatarios de Irán y Corea del Norte

¡El eje del mal!

¡En pleno! El podium del eje del mal al completo. El alter“trío de las azores”. Existía el peligro (y se dice que el miedo) de que los países de la OPEP llegasen un día a proponer seriamente la adopción del euro (o, más probablemente, un índice sintético, compuesto de un mix de euro+yen+dólar, en determinadas proporciones, a negociar) como unidad de medida del precio del petróleo. De hecho, es un tema recurrente en las reuniones de la OPEP. En todas ellas, existen dos bloques:  los que quieren desvincular el precio del petróleo del dólar (países del eje del mal, en general, Venezuela, Irán, Ecuador) y Arabia Saudita con todo el bloque de países aliados de los EE.UU. que, por el momento, imponen sus tesis.

Cumbre de la OPEP

El tema sigue planteándose en todas las reuniones, aunque, de momento, no se ven probabilidades de cambios a corto o medio plazo en la escena política internacional que puedan permitir semejante cambio.

Hay quien opina que la guerra preventiva en Iraq pretendía, más que el control de la tercera reserva mundial de petróleo, advertir al mundo en general, y a algunos aliados de los EE.UU. en particular, que estaban dispuestos a mantener, por cualquier medio, los privilegios del dólar, amenazado por el gigantesco déficit comercial de los EE.UU. y por la creación del euro.

Guerra de Iraq

¡Caray! ¿Tan importante es nuestro euro?

Parece que sí. Hoy, los euros suponen el 37% de las transaciones internacionales y el 20% de las reservas de divisas mundiales. Al dólar le ha salido una competencia sólida. Y peligra, claro, aunque el euro no parece ser, a mi modo de ver y por el momento, una alternativa real.

Así, el dólar, contrariamente a lo que parece, ¿puede llegar a ser una moneda débil?

El verdadero motivo del riesgo del dólar de dejar de ser moneda universal es que el sistema económico mundial se encuentra fundamentalmente en una pirámide invertida de deudas: los EE.UU. deben más del 160% de su PIB, lo que constituye nada menos que el 50% de la deuda mundial.

¿Los americanos morosos?

No. Y no porque paguen, porque renuevan una y otra vez la deuda, igual que todos los estados, sino porque todos aceptamos los dólares como buenos e indiscutibles, a pesar de los datos macroeconómicos en los que se asientan. Piense que los EE.UU. deben al exterior tanto como el resto de países del mundo juntos. Es inimaginable lo que diría el FMI si analizara a los EE.UU. con el mismo rasero que aplica respecto al resto de países del mundo.

Pero, ¿a quién deben tanto dinero?

Al resto del mundo. A usted y a mí, entre otros. Todos los financiamos. Todos los países tenemos dólares en nuestras reservas. Más de la mitad de la deuda pública americana está suscrita en el exterior. A su vez, el 50% está en manos asiáticas. China es su principal acreedor, por ejemplo. Son el principal cliente de los bonos del tesoro americanos y auténtico sustento del dólar y de los bajos tipos de interés en los EE.UU.

Evolución de la deuda americana

¿China el principal soporte del dólar y financiadora de la deuda pública americana?

Sin ninguna duda. Está explicado en la prensa diaria. Las reservas de divisas de China son enormes, equivalentes al PIB de Brasil. Mientras las reservas asiáticas sigan en dólares, los EE.UU. pueden seguir importando tranquilamente sus productos y servicios sin problemas, aumentando su deuda externa, y sin preocuparse por sus déficits comerciales y fiscales internos, debidos, entre otros factores, a los enormes gastos militares.

Lo explica como si los americanos lo pagaran todo con cromos, en lugar de con dinero.

Pues no es la primera ni la segunda persona en tener esa percepción. De hecho, la consecuencia de todo esto es que la magnitud de las pérdidas potenciales de los acreedores, es decir, el resto del mundo, especialmente asitáticos, aumenta con el paso del tiempo.

Por eso se lo están replanteando: China ha anunciado su intención de ir cambiando, progresivamente, sus reservas en dólares por el euro y el yen. También en Oriente Medio se lo plantean, según puede leerse periódicamente en la prensa económica. Los Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y otros coquetean con la idea de romper su vinculación con el dólar. El primer ministro chino, Wen Jiabao, también expresó su preocupación acerca de cómo conservar el valor de sus reservas ante la debilidad del dólar. En la reunión del G-20 de abril de 2009, China volvió sobre el tema, afirmando el gobernador de su Banco Central que “la divisa de referencia debería estar desconectada de las condiciones económicas y los intereses soberanos de un  solo país”. Como alternativa propuso los “Derechos Especiales de Giro” del FMI, un sistema de tipos de cambio formado por una cesta de divisas (euro, yen, libra y dólar). Antes del euro, el dólar no tenía alternativa mínimamente seria.

El Yuan Chino

Pero el gran perjudicado por el cambio serían los propios EE.UU., que tendrían graves problemas con sus desequilibrios financieros y comerciales, a la vez que se les crearían serias dificultades para colocar su deuda pública. Pienso que un cambio en la divisa de referencia no es realista: EE.UU. no cederá sus enormes privilegios. No es nada fácil, claro. Piense que si China y Oriente Medio pusieran sus dólares en venta, su cotización se hundiría, y sus propias reservas, básicamente en dólares, se verían gravemente menguadas.

Ahora empiezo a entender la importancia de cualquier movimiento en la paridad dólar-euro.

¡Es el tema! Pocas noticias tienen internacionalmente más trascendencia prácica que éstas. Es una batalla en la que todos nosotros no somos más que sujetos pasivos, en el sentido más literal de la palabra. Pero los movimientos afectan a nuestro bolsillo de forma directa. Importamos la energía que necesitamos en dólares. Nuestra inflación, competitividad, crecimiento, tasa de empleo y, finalmente, bienestar depende de la estabilidad del dólar. Cuidado, pues, con las altas cotizaciones del dólar.

Paridad del euro con el dólar

Por otra parte, el potencial exportador de Alemania y Francia, nuestros principales clientes, no lo olvidemos nunca, depende de la cotización competitiva del euro. Y si los franceses y alemanes dejan de comprarnos y de venir a visitarnos en verano porque tienen problemas, nosotros iremos detrás.

Estamos profundamente afectados por los resultados de esta guerra de poder.


fuente: ECONOMÍA COTIDIANA, Diálogos inteligibles sobre nuestras finanzas de cada día.  (Jordi Carbonell)