LAS NEURONAS


Santiago Ramón y Cajal nos descubrió las neuronas. Ellas ya estaban ahí y hacían su función, pero el científico español, del mismo modo que otros científicos en campos distintos al suyo, las “descubrió” (las destapó y las mostró, las rescató de la ignorancia si se prefiere).

El científico español no olvidaría jamás a Albrech von Kölliker, gracias al cual se le abrieron muchas puertas y se reconoció el mérito y la enorme calidad de su trabajo. Es por ello que  en su autobiografía expresa su profunda gratitud hacia el anatomista alemán, con quien le unió una estrecha amistad.

Seguir leyendo “LAS NEURONAS”

LA TEORÍA DEL VALOR EXTREMO


Desde los huracanes hasta  las marcas en salto de altura, con demasiada frecuencia un acontecimiento inesperado distinto a cualquier cosa antes vista puede aparecer cuando menos se espera. ¿Pero hasta qué punto son extravagantes tales acontecimientos? Esta es la cuestión que responde la Teoría del Valor Extremo.

Esta teoría utiliza la información existente -por ejemplo, sobre las peores inundaciones acaecidas en los últimos quinientos años- para predecir la probabilidad de que se produzcan inundaciones incluso peores en el futuro.

Inundación

La Teoría del Valor Extremo, desarrollada por matemáticos en la década de 1920, fue considerada con desconfianza durante mucho tiempo debido a su capacidad aparentemente mágica de predecir incluso acontecimientos sin precedentes.

En la actualidad se confía más en sus capacidades, que se han utilizado en áreas tan diversas como la planificación del riesgo financiero y la seguridad marítima. Se le ha dado un uso significativo en el campo de los seguros, en el que las empresas aplican fórmulas de la Teoría del Valor Extremo para calcular la probabilidad de que se produzcan desastres importantes y para garantizar que existen suficientes fondos para cubrir los costes.

Terremoto de Japón

Estos son tiempos extraños. En solo una semana, en mayo de 2002, una tormenta sin precedentes de trescientos tornados asoló el medio oeste de Estados Unidos, causando daños por valor de más de 1.600 millones de euros. Seguir leyendo “LA TEORÍA DEL VALOR EXTREMO”

¿Y si nuestro mundo no fuera real sino simulado?


Siempre me asalta la horrorosa duda de si las convicciones del cerebro humano, que se han desarrollado a partir de la mente de los animales inferiores, tienen algún valor o no son dignas de confianza en absoluto. ¿Alguien confiaría en las convicciones de la mente de un mono, es que hay alguna convicción en esa mente?

CHARLES DARWIN

Conocer los pensamientos de uno no requiere tanto la investigación por separado de las condiciones que hacen posible el juicio cuanto saber lo que uno percibe.

TYLER BURGE

Como es sabido, hay conocimientos que conocemos. Hay cosas que sabemos que sabemos. También sabemos que hay conocimientos que desconocemos. Es decir, sabemos que hay algunas cosas que no sabemos. Pero también hay incógnitas que desconocemos, aquellas que no sabemos que no sabemos.

DONALD RUMSFELD

La película de Hollywood Matrix imagina un futuro en el que los humanos han sido esclavizados por las máquinas. Desde que nacen hasta que mueren, duermen prisioneros en cápsulas, son alimentados a través de tubos y aseados por robots. Seguir leyendo “¿Y si nuestro mundo no fuera real sino simulado?”

LA POLÍTICA Y LA CIENCIA: LECCIONES DE HIROSHIMA


Hans Bethe dijo que el Proyecto Manhattan “lo cambió todo; hizo que los científicos se metieran en política”. La necesidad de que los científicos comprendan lo que sucede a su alrededor también se aplica a la inversa, por supuesto, a los políticos y a los profanos en la materia con respecto a la ciencia.

Hans Bethe

Rudolf  Peierls dijo en 1986: “Me temo que, hace cuarenta años, subestimamos la capacidad de los que estaban en el poder para comprender las implicaciones de lo que habíamos creado”.

De hecho, la interacción a través de estas líneas divisorias comenzó antes del proyecto de Los Álamos, en la época en que Leo Szilard expresó por primera vez su preocupación a cerca de la bomba nuclear.

Leo Zsilard con Albert Einstein

Tales intercambios exigían de los científicos toda una serie de habilidades nuevas. Antes, ser un buen científico requería inteligencia y buenos conocimientos de un campo determinado. No era preciso, sin embargo, ser un buen comunicador ni saber relacionarse con otros, ni tener conciencia política, ni mostrar capacidad de juicio en cualquier área ajena a la ciencia, e incluso entonces sólo se exigía dominar un tema especializado.

La energía atómica fue quizás el primero entre diversos temas que existen hoy, como la genética y la nanotecnología, que exige a los científicos que comuniquen sus conclusiones de forma eficaz y que decidan después si deben expresar una opinión al respecto, presentar otras opciones o decir simplemente: “Aquí están, esto es lo que significan, otros tendrán que decidir qué uso se les puede dar”. Seguir leyendo “LA POLÍTICA Y LA CIENCIA: LECCIONES DE HIROSHIMA”