LA PARÁBOLA DEL BUEN SAMARITANO


La Parábola del Buen Samaritano es una de las más conocidas de las parábolas de Jesús, relatada en el Evangelio de Lucas, capítulo 10, versículos del 25 al 37. La parábola es narrada por Jesús a fin de ilustrar que la caridad y la misericordia son las virtudes que guiarán a los hombres a la piedad y la santidad. Enseña también que cumplir el espíritu de la ley, el amor, es mucho más importante que cumplir la letra de la ley.

En esta parábola, Jesús amplía la definición de prójimo. La elección de la figura de un samaritano, considerado un herético para los sectores más ortodoxos de la religión hebrea, sirve para redefinir el concepto de prójimo que se manejaba entonces. Jesús, mediante esta parábola muestra que la fe debe manifestarse a través de las obras, revolucionando el concepto de fe en la vida religiosa judía, entre los cuales resaltaban grupos como el de los fariseos a quienes Jesús en numerosas ocasiones llama hipócritas por su excesivo apego a la letra de la ley y su olvido por cumplir el espíritu de la ley.

El contraste establecido entre los prominentes líderes religiosos inmisericordes y el samaritano misericordioso, es un recordatorio a los maestros de la ley (como es el caso del interlocutor de Jesús) de que estaban olvidando el principio de la verdadera religión y Jesús emplea un personaje despreciado por ellos para mostrarles su error.

La narración comienza cuando un doctor de la ley le pregunta a Jesús qué se necesita para obtener la vida eterna, con la intención de meterlo en dificultades. Jesús, en respuesta, le pregunta al doctor qué es lo que dice la ley de Moisés al respecto. Cuando el doctor cita la Biblia, y precisamente: «amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas» (Deuteronomio 6:5) y la ley paralela «amarás a tu prójimo como a ti mismo» (Levítico 19:18), Jesús dice que ha respondido correctamente y lo invita a comportarse en consecuencia. En ese punto, el doctor le pide a Jesús que explique a qué se refiere el prójimo. Jesús le responde con la párabola.

Un hombre, mientras viajaba de Jerusalén hacia Jericó, fue asaltado, robado y abandonado medio muerto al lado del camino. Un sacerdote lo evita, pasando por el otro lado de la acera. De modo similar, un levita lo ignora. Solamente un samaritano lo socorre inmediatamente y lo conduce a una posada cercana para que pudiera restablecerse completamente.

Al dueño de la posada le da dos denarios por el servicio y le promete pagar con creces todo otro gasto que cueste su estadía. Al término de la parábola, Jesús le pregunta al doctor de la ley cuál de los tres se había comportado como prójimo del hombre robado. Él no responde directamente «el samaritano», pero indirectamente le dice «el que tuvo compasión de él».  ¿Y quién es?

El sacerdote y el levita son los dos personajes que primero pasan por delante del judío apaleado y lo ignoran, siguiendo su camino a Jerusalén. Normalmente pensaríamos que esa actitud se debía a una pobre compasión y a una indiferencia al dolor, pero el significado va más allá: es muy probable que ambos clérigos fueran rumbo a Jerusalén a oficiar en el Templo; por su parte, la ley establecía que quien tocara un cadáver ensangrentado quedaría impuro hasta la noche, y obviamente alguien impuro no podía participar de los rituales religiosos.

Es por ello que el simbolismo del sacerdote y el levita no es de impiedad ni de crueldad, sino de anteponer formalismos rituales a la misericordia y el perdón. Esta imagen de la balanza entre el espíritu de la ley y la letra de la ley es uno de los pilares de la enseñanza de Jesús, y también del Antiguo Testamento: «misericordia quiero y no sacrificios» (Os 6:6). Seguir leyendo “LA PARÁBOLA DEL BUEN SAMARITANO”

EMPODERAMIENTO


El origen de la filosofía del empoderamiento está en el enfoque de la educación popular desarrollada en los años 60 a partir del trabajo de Paulo Freire, estando las dos tendencias muy ligadas a los llamados enfoques participativos, presentes en el campo del desarrollo desde los años 70. O lo que es lo mismo, el empoderamiento consiste en “un proceso de reducción de la vulnerabilidad y de incremento de las propias capacidades de los sectores pobres y marginados, que conduce a promover entre ellos un desarrollo humano y sostenible.”

 

Aunque el empoderamiento es aplicable a todos los grupos vulnerables o marginados, en su origen y aplicación práctica más extendida está el colectivo de las mujeres. Su desarrollo a éstas fue propuesto por primera vez a mediados de los 80 por DAWN (1985), una red de grupos de mujeres e investigadoras del Sur y del Norte, para referirse al  “proceso por el cual las mujeres acceden al control de los recursos (materiales y simbólicos) y refuerzan sus capacidades y protagonismo en todos los ámbitos”.

Desde este enfoque más feminista, el empoderamiento de las mujeres abarca desde el cambio individual a la acción colectiva, e implica la alteración radical de los procesos y estructuras que reproducen la posición subordinada de las mujeres como género.

Empoderamiento de la mujer

Desde estos años, el término “empoderamiento” ha aumentado su campo de aplicación. Por un lado, de su primer uso únicamente en los análisis de género, ha pasado a emplearse al conjunto de colectivos vulnerables, habiendo adquirido una amplia utilización en los estudios sobre el desarrollo, el trabajo comunitario y social, o la cooperación para el desarrollo.

Paralelamente, si originariamente el concepto era patrimonio de los movimientos de mujeres y de desarrollo, progresivamente ha pasado a ser empleado por organismos internacionales como Naciones Unidas, el Banco Mundial o incluso en campos tan diversos como la gestión empresarial y el desarrollo personal.

Para estas últimas, el empoderamiento es

“un proceso multidimensional de carácter social en donde el liderazgo, la comunicación y los grupos autodirigidos reemplazan la estructura piramidal mecanicista por una estructura más horizontal en donde la participación de todos y cada uno de los individuos dentro de un sistema forman parte activa del control del mismo con el fin de fomentar la riqueza y el potencial del capital humano que posteriormente se verá reflejado no solo en el individuo sino también en la propia organización” (Blanchard, Carlos & Randolph 1997).

Mientras, la visión de los grupos de mujeres y otros movimientos sociales va más allá. El empoderamiento sería  “un proceso que propicia que las mujeres y otros grupos marginados incrementen su poder, esto es, que accedan al uso y control de los recursos materiales y simbólicos, ganen influencia y participen en el cambio social ”.

Estos cambios pragmáticos traen consigo también un proceso por el que las personas se conciencien de sus propios derechos, capacidades e intereses, y de cómo éstos se relacionan con los intereses de otras personas con el fin de participar desde una posición más sólida en la toma de decisiones y estar en condiciones de influir en ellas.

El Diccionario Panhispánico de Dudas define “empoderar” como “conceder poder a un colectivo desfavorecido socio-económicamente para que mediante su autogestión mejore sus condiciones de vida”. Este añade: “El verbo empoderar ya existía en español como variante desusada de apoderar. Su resucitación con este nuevo sentido tiene la ventaja, sobre apoderar, de usarse hoy únicamente con este significado específico”.

En promoción de la salud, el empoderamiento para la salud es un proceso mediante el cual las personas adquieren un mayor control sobre las decisiones y acciones que afectan a su salud. Se establece una distinción entre el empoderamiento para la salud del individuo y el de la comunidad. El empoderamiento para la salud individual se refiere principalmente a la capacidad del individuo para tomar decisiones y ejercer control sobre su vida personal. El empoderamiento para la salud de la comunidad supone que los individuos actúen colectivamente con el fin de conseguir una mayor influencia y control sobre los determinantes de la salud y la calidad de vida de su comunidad, siendo éste un importante objetivo de la acción comunitaria para la salud.

La marginalización se considera como un concepto opuesto al empoderamiento y se refiere a la tendencia oculta o abierta que hay dentro de las sociedades donde se consideran como indeseables y a excluir a aquellos que adolecen de ciertas habilidades o que se desvían de las normas del grupo. Las personas marginadas que no tienen autosuficiencia generalmente dependen de la caridad de otros. Estas personas pierden la autoconfianza al no ser capaces de autosostenerse. Las oportunidades que se les niegan los priva de los logros, que aquellos que tienen las oportunidades pueden desarrollar por ellos mismos. Esto a su vez los lleva a desarrollar problemas de orden psicológico, sociales y mentales.

Por el contrario, el empoderamiento es el proceso de lograr que las oportunidades básicas puedan ser obtenidas por aquellos que están marginados, ya sea mediante la ayuda directa o a través de personas no marginalizadas que comparten su propio acceso a estas oportunidades. El empoderamiento también involucra atacar cualquier intento de negar a las personas esas oportunidades. El empoderamiento también implica fomentar y desarrollar habilidades para la autosuficiencia, con un énfasis en la eliminación de la necesidad de caridad. Este es un proceso difícil de implementar efectivamente.

Una estrategia de empoderamiento es la de asistir a la gente marginalizada para que creen sus propias organizaciones sin ánimo de lucro usando el racional de que sólo las personas marginalizadas saben lo que su gente necesita y sabiendo que el control de la organización por personas fuera del grupo puede acentuar la marginalización. Las organizaciones de caridad dirigidas por personas fuera del grupo de marginalizados puede acentuar el efecto de marginalización de la comunidad al crear dependencia de ésta.

El proceso que habilita a alguien a ganar poder, autoridad e influencia sobre otros, las instituciones o la sociedad. El empoderamiento probablemente se constituye por la totalidad de las siguientes capacidades:

  • Tener poder de decisión propio.
  • Tener acceso a la información y los recursos para tomar una decisión apropiada.
  • Tener una gama de opciones de donde escoger.
  • Habilidad para ejercer asertividad en toma de decisiones colectivas.
  • Tener un pensamiento positivo y la habilidad para hacer cambios.
  • Habilidad para aprender y para mejorar su propio poder personal o de grupo.
  • Habilidad para cambiar las percepciones por medios democráticos.
  • Mejorar la auto imagen y superar la estigmatización.
  • Involucrarse en un proceso autoiniciado de crecimiento y cambios continuo sin parar.

FUENTE:  http://www.es.wikipedia.org/wiki/Empoderamiento

LA EMPATÍA


La empatía (del vocablo griego antiguo εμπαθεια, formado εν, ‘en el interior de’, y πάθoς, ‘sufrimiento, lo que se sufre’), llamada también inteligencia interpersonal en la teoría de las inteligencias múltiples de Howard Gardner, es la capacidad cognitiva de percibir en un contexto común lo que otro individuo puede sentir. También es un sentimiento de participación afectiva de una persona en la realidad que afecta a otra.

EMPATÍA

Algunos estudios señalan la existencia de rasgos afines a la empatía en algunos animales no humanos, como por ejemplo los roedores u otros primates. En este sentido, se podría confirmar el argumento de que el origen de la empatía se sitúa en mecanismos neuronales básicos desarrollados a lo largo de la evolución.

Ciertas corrientes de pensamiento psicológico postulan que la mente humana tiene en común sensaciones y sentimientos. La única diferencia entre dos personas es el momento en el que se muestran dichos sentimientos, provocando emociones que motivan a actuar. Que una persona no sienta igual que otra en un momento dado, es por razones educativas, predisposición genética y condicionantes hormonales, que inducirán a encauzar los estímulos de una forma u otra.

Por eso, infieren que la empatía es posible en un individuo capaz de razonar acerca de sí mismo, evaluar sus sentimientos y razonar acerca de otras personas de forma que no tienda a justificar sus propios deseos. El deseo sería la unidad de degeneración del pensamiento objetivo, y el grado de exactitud estaría desvirtuado, en mayor o menor medida, dependiendo la profundidad del conocimiento de uno mismo, o lo que es lo mismo, de su inteligencia emocional.

INTELIGENCIA EMOCIONAL

Incluso expresiones de la psicología popular tales como “nosotros”, “nosotros los nacionales”, “nuestro pueblo”, etcétera, serían imposibles sin tal empatía (es decir, sin la asunción hipotética de la existencia de “personas parecidas a mí”). Parece ser que la capacidad de empatizar no es solamente importante para la observación de una conducta moral o social, sino paralelamente también para experimentar sentimientos como la envidia, el odio, guerras religiosas, etc.

La filósofa Edith Stein ha realizado un estudio profundo sobre el problema de la empatía, de un gran rigor filosófico y científico. Su tesis de doctorado, publicada en español y titulada “Sobre el problema de la empatía”, trata de la esencia de los actos de empatía en general, así como de la noción de persona que se obtiene a través del análisis de estos actos.

Por otra parte, se ha observado que un determinado tipo de neuronas, las neuronas espejo, solamente se activan cuando el mismo acto que realiza un primate lo efectua otro que es observado por el primero. De forma análoga, en los humanos se activa la misma área cerebral, en el curso de una emoción, al observar a otra persona en el mismo estado emocional. Se ha verificado también experimentalmente que la empatía es mayor entre personas de idéntico sexo, raza o edad, y que el grado de empatía es muy variable de una persona a otra. Por tanto, la empatía parece ser un importante factor de cohesión social y es una ventaja evolutiva desarrollada por selección natural.

Además, parece que esta capacidad, al menos en las personas, es susceptible de desarrollo y aumento: se acrecienta más fácilmente en los que no han padecido problemas afectivos, con padres que se han ocupado de ellos, y que han vivido en un ambiente en el que han sido aceptados y comprendidos, han recibido consuelo cuando lloraban o tenían miedo, y que han visto como se promovía la preocupación por los demás… En definitiva, cuando las necesidades afectivas y emocionales han estado cubiertas desde los primeros años de vida.

Así pues, la empatía describe la capacidad intelectiva de una persona de vivenciar la manera en que siente otra persona; posteriormente, eso puede llevar a una mejor comprensión de su comportamiento o de su forma de tomar decisiones. Es la habilidad para entender las necesidades, sentimientos y problemas de los demás, poniéndose en su lugar, y responder correctamente a sus reacciones emocionales. Como tal es un sentimiento objetivo cuyo desarrollo requiere un cierto tipo de inteligencia. Seguir leyendo “LA EMPATÍA”

LAVADO DE CEREBRO Y CONTROL MENTAL


El lavado de cerebro, también conocido como reforma del pensamiento, educación o reeducación, consiste en la aplicación de diversas técnicas de persuasión, coercitivas o no, mediante las cuales cambiar, en mayor o menor grado, las creencias, conducta, pensamientos y comportamiento de un individuo o sociedad, con el propósito de ejercer sobre ellos reconducciones o controles políticas, religiosas y cualquier otro.

A lo largo de la historia se ha recurrido a diversas formas de control del pensamiento de los individuos, que hoy en día se aplican como método de curación en psiquiatría, apoyado frecuentemente con el uso de fármacos que inhiben las capacidades cognitivas del paciente.

Otros apoyos empleados secularmente en el lavado de cerebro son el hambre y la privación de proteínas, que producen confusión y credulidad en la capacidad de raciocinio y la privación del sueño, que causa estrés y confusión. En treinta días se consigue un lavado de cerebro, y aunque ninguna programación es irreversible, si el individuo la acepta durante un periodo de tiempo considerable, ya no hay vuelta atrás, como se ve en los adeptos de diversos credos y filosofías.

El lavado mental es un método, más o menos eficaz dependiendo del individuo, cuyo objetivo es hacer admitir unas informaciones cualesquiera a otra persona, con la técnica de la repetición hasta que el objetivo sea alcanzado. En ocasiones se utiliza violencia verbal o física para confirmar o crear una jerarquía definida de superioridad entre el lavador y el lavado.

Se habla también del lavado mental realizado por los medios de información sobre la población, el cual puede efectivamente tener a largo plazo el efecto de imponer el punto de vista de los medios sobre la población. El mejor medio de evitar el control de información es utilizar varias fuentes dentro del posible espectro informativo. No ha de confundirse el lavado mental con la lobotomía, la cual es una operación quirúrgica del cerebro.

Aunque el vocablo “secta” esté relacionado a grupos que posean una misma afinidad, con el paso de los años ha adquirido una connotación más relacionada a grupos radicalizados, generalmente religiosos, tendentes a controlar el pensamiento distinto al suyo, fuera y dentro de su organización. Está presente así, dentro de algunas “sectas“: el lavado mental, el lavado de cerebro, el Control mental, la persecución, la explotación humana y sexual, la esclavitud y diversas formas de abusos.

Desde el punto de vista sociológico, es un grupo de personas con afinidades comunes (culturales, religiosas, políticas, etc). Habitualmente es un término peyorativo, frente al que ha surgido, el de nuevos movimientos religiosos.

El término lavado de cerebro se aplica a veces, en algunas sociedades, cuando el gobierno mantiene un control social firme de los medios de comunicación de masas y el sistema de educación, y usa este control para diseminar la propaganda en una escala particularmente intensiva, con efecto global que puede lavar el cerebro a secciones grandes de la población.

Denominada Propaganda, busca influir en el sistema de valores del ciudadano y en su conducta. Se articula a partir de un discurso persuasivo que busca la adhesión del otro a sus intereses. Es de carácter monológico y requiere el recurso al anuncio. Su planteamiento consiste en utilizar una información presentada y difundida masivamente con la intención de apoyar una determinada opinión ideológica o política.

Aunque el mensaje contenga información verdadera, es posible que sea incompleta, no contrastada y partidista (desinformación), de forma que no presente un cuadro equilibrado de la opinión en cuestión, que es contemplada siempre en forma asimétrica, subjetiva y emocional. Su uso primario proviene del contexto político, refiriéndose generalmente a los esfuerzos patrocinados por gobiernos o partidos para convencer a las masas; secundariamente se alude a ella como publicidad de empresas privadas.

La reforma del pensamiento o persuasión coercitiva , como en ocasiones es conocido, es un sinónimo atenuado del lavado de cerebro, se entiende mejor como un sistema coordinado gradual de influencia coercitiva y de control de conducta diseñada para que artificiosamente y encubiertamente manipule e influya en los individuos, usualmente en una escena preparada por el grupo, con el propósito que los creadores del programa de alguna manera se beneficien, atrayendo adeptos a su causa para el provecho financiero o político.

Resto del artículo aquí.

LAVADO O BLANQUEO DE DINERO (CAPITALES)


El blanqueo de dinero (también conocido en algunos países como lavado de dinero, lavado de capitales, lavado de activos, blanqueo de capitales o legitimación de capitales) es el proceso a través del cual es encubierto el origen de los fondos generados mediante el ejercicio de algunas actividades ilegales o criminales (narcotráfico o estupefacientes, contrabando de armas, corrupción, desfalco, fraude fiscal, crímenes de guante blanco, prostitución, malversación pública, extorsión, secuestro, trabajo ilegal, piratería y últimamente terrorismo). El objetivo de la operación, que generalmente se realiza en varios niveles, consiste en hacer que los fondos o activos obtenidos a través de actividades ilícitas aparezcan como el fruto de actividades legítimas y circulen sin problema en el sistema financiero.

Lavado o Blanqueo de dinero o capitales

CLASES DE DINERO NEGRO:

  • Dinero negro en sentido estricto: Es aquél que procede de actividades ilegales (tráfico de drogas, tráfico de armas, prostitución, contrabando, etc.). No puede ser declarado a la hacienda pública porque supondría una confesión del delito en cuestión.
  • Dinero negro en sentido amplio (también llamado en ocasiones dinero sucio): Es todo dinero que no haya sido declarado, sea cual sea el motivo. El caso más frecuente es la evasión de impuestos.
Dinero Negro

Como producto de la evasión de impuestos, el dinero negro puede suponer un problema para su propietario, puesto que es un indicio claro de un posible delito fiscal, y debe tratar de ocultar a la hacienda pública su existencia (evitando, por ejemplo, las entidades bancarias y gastándolo en bienes que no dejen rastro fiscal).

Como producto de actividades ilegales, el dinero negro puede ser un indicio de dichas actividades (la persona tiene una riqueza que no puede explicar). En estos casos, al procedimiento mediante el cual el dinero negro se hace pasar por dinero obtenido legalmente se le denomina blanqueo de capitales (lavado de dinero), y su objetivo es hacer que ese dinero tribute y figure oficialmente como procedente de una actividad lícita.

Blanqueo de Capitales

TÉCNICAS DE LAVADO DE DINERO

Son muchos los procedimientos para lavar dinero, de hecho, la mayoría están interrelacionados y suelen suceder de forma simultánea o sucesiva. Una característica común es que el lavado del dinero, en especial si es de grandes cantidades, suele costar una parte del dinero que se lava, por ejemplo, en forma de sobornos.

A continuación se enumeran los procedimientos más comunes de lavado de dinero:

  • Estructurar, Trabajo de hormiga o pitufeo: División o reordenación de las grandes sumas de dinero adquiridas por ilícitos, reduciéndolas a un monto que haga que las transacciones no sean registradas o no resulten sospechosas. Estas transacciones se realizan por un período limitado en distintas entidades financieras.
  • Complicidad de un funcionario u organización: Uno o varios empleados de las instituciones financieras pueden colaborar con el lavado de dinero omitiendo informar a las autoridades sobre las grandes transacciones de fondos, generalmente su complicidad es causada por una extorsión y/u obtendrá una comisión por ella.
  • Complicidad de la banca: Hay casos en que las organizaciones de lavado de dinero gozan de la colaboración de las instituciones financieras (a sabiendas o por ignorancia) dentro que están fuera del mismo país, las cuales dan una justificación a los fondos objeto del lavado de dinero.
  • Mezclar: Las organizaciones suman el dinero recaudado de las transacciones ilícitas al capital de una empresa legal, para luego presentar todos los fondos como rentas de la empresa. Esta es una forma legal para no explicar las altas sumas de dinero.
Paraísos fiscales
  • Compañías de fachada o de portafolio (“Shell Company”): Creación de empresas legales, las cuales se utilizan como cortina de humo para enmascarar el lavado de dinero. Esto puede suceder de múltiples formas, en general, la “compañía de fachada” desarrollará pocas o ninguna de las actividades que oficialmente debería realizar, siendo su principal función aparentar que las desarrolla y que obtiene de las mismas el dinero que se está lavando. Lo habitual es que de dicha empresa sólo existan los documentos que acrediten su existencia y actividades, no teniendo presencia física ni funcionamiento alguno más que sobre el papel. Seguir leyendo “LAVADO O BLANQUEO DE DINERO (CAPITALES)”

EL DERECHO LABORAL ( DERECHO DEL TRABAJO O DERECHO SOCIAL)


El Derecho laboral (también llamado Derecho del trabajo o Derecho social) es una rama del Derecho cuyos principios y normas jurídicas tienen por objeto la tutela del trabajo humano realizado en forma libre, por cuenta ajena, en relación de dependencia y a cambio de una contraprestación. Es un sistema normativo heterónomo y autónomo que regula determinados tipos de trabajo dependiente y de relaciones laborales.

De esta manera, el concepto de trabajo al que presta atención el Derecho laboral es la actividad realizada por un ser humano que produce una modificación del mundo exterior, a través de la cual aquél se provee de los medios materiales o bienes económicos que precisa para su subsistencia, en una actividad cuyos frutos son atribuidos directamente a un tercero.

El trabajo asalariado genera relaciones asimétricas entre las partes contratantes, en las que existe una parte fuerte (el empleador) y una parte débil (el empleado). Por ello, el Derecho laboral tiene una función tuitiva con respecto al trabajador, tendiendo sus normas a poner límites a la libertad de empresa para proteger a la parte débil frente a la fuerte.

La Revolución Industrial dio origen a grados de explotación solo comparables con la esclavitud en sus formas más abusivas, sometiendo a los trabajadores a condiciones de esfuerzo, horario, peligros, enfermedades profesionales, falta de descanso y remuneración ínfima que no había sufrido, durante los siglos anteriores, el campesinado del que los trabajadores provenían en general. Se destacaba en ese cuadro la explotación inhumana del trabajo infantil, particularmente en la minería. Facilitaba toda esta situación la existencia de enormes contingentes de trabajadores desocupados cuya condición era aún más mísera, y que podían sustituir a cualquier asalariado que protestara por sus condiciones de trabajo.

Fueron surgiendo en forma espontánea y esporádica diversos tipos de protestas, como las manifestaciones, la huelga, la ocupación de fábricas y el sabotaje, que precedieron a la formación de organizaciones de trabajadores (los sindicatos).

El ejercicio del poder político por representantes de los sectores sociales beneficiarios de esta situación aseguraba su mantenimiento. En nombre de la libertad individual se sostenía que los Estados no debían legislar interfiriendo en la “libre contratación” entre empleadores y trabajadores. La intervención del Estado en los conflictos laborales se limitó durante mucho tiempo a la represión de las protestas, consideradas ilícitas, mediante la acción policial o militar.

Durante el siglo XIX fueron naciendo diversas corrientes que desde ángulos distintos exigieron la intervención del Estado en defensa de los trabajadores, como las escuelas intervencionistas y las escuelas socialistas.

Las escuelas intervencionistas quieren que el Estado proteja, por medio de una política adecuada, a las clases sociales perjudicadas con la libre distribución de la riqueza.

El socialismo, particularmente en su desarrollo formulado por Karl Marx, procuraba sustituir la estructura capitalista por un régimen en que no existiera la propiedad privada de los medios de producción ni la explotación por unos seres humanos de la fuerza de trabajo de otros. El objeto del socialismo es la emancipación de los proletarios por obra revolucionaria de los mismos proletarios. Seguir leyendo “EL DERECHO LABORAL ( DERECHO DEL TRABAJO O DERECHO SOCIAL)”

ATRACCIÓN SEXUAL O SEX APPEAL


La atracción sexual hace referencia a la capacidad para atraer el interés sexual de potenciales parejas reproductivas. En el ser humano se entiende como la habilidad para generar interés erótico en otras personas. Recientemente un estudio coordinado por Jim Pfaus, profesor de neurociencia y psicología de la Universidad Concordia (Canadá)(Concordia University) y en el que han participado especialistas de la Universidad de Siracusa(Syracuse University), Universidad de Virginia Occidental (West Virginia University) y del Hospital universitario de Ginebra (Suiza) (Hôpitaux Universitaires de Genève) y publicado en “Journal of Sexual Medicine” han descubierto que en el sistema  límbico, incluyendo el hipocampo y la amígdala, es decir, situado en la arquicorteza, es donde se localiza tan poderoso proceso fisio-psicológico.

En este sentido, la atracción puede ser potenciada por elementos tales como la vestimenta, los olores (p.ej. perfume), forma de moverse… Según los resultados actuales, existen componentes genéticos, psicológicos y culturales, entre otros, tanto en los estímulos que generan atracción física y sexual como en las respuestas manifiestas de atracción.

La atracción sexual depende de una amplia variedad de factores. A menudo hay un elemento del cuerpo del animal que se ha adaptado para ser sexualmente atractivo al sexo opuesto: lasplumas brillantes y las crestas de algunas especies de pájaros, por ejemplo.

Muchas especies muestran comportamientos que refieren un tipo de adaptación para el despliegue sexual. Algunos de estos atributos indican estar en “buena forma”, saludable; por ejemplo, cuando el macho demuestra una cualidad ostentosa siempre con función de supervivencia (Fisher). Esta adaptación, entonces, se manifiesta en el género que la despliega, en paralelo a la relación con el otro género. Es posible que la adaptación sea costosa en los términos de, por ejemplo, estar en buena forma, pero esto mantiene en vigencia la capacidad de supervivencia, especialmente cuando -como en el alce– se involucra un elemento competitivo directo.

Un coche de “alta gama” es un signo exterior de salud y robustez financiera, un atributo de “alto standing”

Frecuentemente (sobre todo en los insectos) las señales químicas son usadas para generar el interés sexual y localizar a parejas potenciales. Estas señales, conocidas como feromonas, pueden producir un profundo efecto sobre el comportamiento de un animal, incluso cuando están presentes en cantidades diminutas.

En el caso de los humanos, atracción física/sexual se refiere al proceso de generación de actitudes positivas hacia una persona, favorecida porque tal persona posee o muestra determinadas características físicas y sexuales deseables. Es una atracción basada fundamentalmente en el interés que su aspecto físico genera en la otra persona y en el deseo sexual que suele ser natural durante el enamoramiento y las primeras fases del proceso amoroso.

Pareja con gran atractivo sexual

Si bien la necesidad de afiliación es la que nos lleva a establecer relaciones interpersonales, el deseo sexual (originado de la necesidad de tener relaciones sexuales) es la que permite la aparición de la atracción sexual, base sobre la que se establece todo el fenómeno amoroso. En un primer lugar, se trata de impulsos sexuales indiscriminados que nos empujan a buscar pareja sexual, que se transforman, posteriormente, en atracción sexual selectiva por individuos concretos. Seguir leyendo “ATRACCIÓN SEXUAL O SEX APPEAL”

LA PSICOPATÍA Y LOS PSICÓPATAS


La psicopatía o personalidad psicópatica es un trastorno antisocial de la personalidad.

Los psicópatas no pueden empatizar ni sentir remordimiento, por eso interactúan con las demás personas como si fuesen cualquier otro objeto, las utilizan para conseguir sus objetivos, la satisfacción de sus propios intereses. No necesariamente tienen que causar algún mal. La falta de remordimientos radica en la cosificación que hace el psicópata del otro, es decir que el quitarle al otro los atributos de persona para valorarlo como cosa es uno de los pilares de la estructura psicopática. Los psicópatas tienden a crear códigos propios de comportamiento, por lo cual sólo sienten culpa al infringir sus propios reglamentos y no los códigos comunes.

La falta de remordimientos en el psicópata radica en la cosificación que hace del otro, al que despoja de sus atributos de persona.

Sin embargo, estas personas sí tienen nociones sobre la mayoría de los usos sociales, por lo que su comportamiento es adaptativo y pasa inadvertido para la mayoría de las personas. Además, los psicópatas tienen como característica el tener necesidades especiales y formas atípicas de satisfacerlas, que en general implican cierta ritualización. El acto psicopático hacia el otro se configura mediante la necesidad del psicópata y su código propio, que desde su punto de vista lo exime del displacer interno.

El problema de las necesidades de los psicópatas es que al no ser compartidas por el grupo, no pueden ser comprendidas ni generar empatía, por situarse fuera de las leyes de la costumbre y del bien común, aunque estas necesidades son sentidas con fuerza e impelen a la acción para el psicópata. Además los psicópatas tienen un marcado egocentrismo, una característica que pueden tener personas sanas pero que es intrínseca a este desorden. Esto implica que el psicópata trabaja siempre para sí mismo por lo que cuando da, es que está manipulando o esperando recuperar esa inversión en el futuro.

Psicópata

Otra nota común es la sobrevaloración de su persona, lo que los lleva a una cierta megalomanía y a una hipervaloración de su capacidad de conseguir ciertas cosas y la empatía utilitaria, que consiste en una habilidad para captar la necesidad del otro y utilizar esta información para su propio beneficio, lo que constituye una mirada en el interior del otro para saber sus debilidades y obrar sobre ellas para manipular.

Ciertos autores de la corriente psicoanalítica suponen que la razón por la cual una persona psicópata es una persona perversa es porque se trata de sujetos cuya personalidad depende en gran medida de mantener el principio de realidad, pero careciendo de superyo. Esto hace que la persona psicópata pueda cometer acciones criminales u otros actos cuestionables con total falta de escrúpulos, sin sentir culpa.

Una personalidad psicopática no se restringe al asesino en serie, tal y como sugiere el estereotipo más extendido en nuestra sociedad acerca del psicópata. Un psicópata puede ser una persona simpática y de expresiones sensatas que, sin embargo, no duda en cometer un delito cuando le conviene y, como se ha explicado, lo hace sin sentir remordimientos por ello. La mayor parte de los psicópatas no cometen delitos, pero no dudan en mentir, manipular, engañar y hacer daño para conseguir sus objetivos, sin sentir por ello remordimiento alguno.

Sin remordimientos

A efectos penales, hace mucho que se planteó el dilema sobre si una personalidad divergente de este tipo es imputable, especialmente cuando se trata de una estructura psicótica. Debido a que el concepto de enfermedad mental quedó en desuso (ya sea personas sádicas, violadoras, estafadores, o cualquier otra actividad reprobable que desarrolle el psicópata), se tiende a sostener que le corresponde punición, dado que la persona mantiene conciencia de sus actos y puede evitar cometerlos. También influye el derecho colectivo de la sociedad a protegerse de sus acciones. En España también se considera imputable a todos los efectos, sin que la psicopatía oficie de atenuante de delito ante el tribunal. Esto quiere decir que tienen responsabilidad y plena culpa. Seguir leyendo “LA PSICOPATÍA Y LOS PSICÓPATAS”

NACIONALISMO ÁRABE O PANARABISMO


El panarabismo es una ideología política perteneciente al ámbito del nacionalismo árabe que propone que todos los pueblos árabes sin exclusión, tanto de Asia como de África, conforman una única nación y que deben por tanto caminar hacia su unidad política.

A mediados de los años sesenta, y con el egipcio Gamal Abdel Nasser como principal cabeza visible, el nacionalismo árabe llegó a ser un planteamiento político asentado en la gran mayoría de los países del Magreb y de Oriente Próximo. Ayudado en ocasiones por la Unión Soviética, el sentimiento de unidad árabe, muy vinculado al de revolución social en algunos casos, cobró relevancia internacional al ser Nasser uno de los líderes destacados del movimiento de los no alineados.

Gamal Abdel Nasser

Desde finales de los años cuarenta, el nacionalismo popular fue tomando unos rasgos que acabarían por ser definitorios y diferenciadores del nacionalismo árabe; adquirió notable importancia la idea de “tercer mundo”, de los países en vías de desarrollo que trataban de no ser absorbidos bajo la órbita de ninguno de los dos bloques (el socialista y el capitalista).

Un segundo rasgo característico fue la idea de unidad política entre los árabes. Los países recién independizados tenían suficientes elementos comunes (históricos, culturales, económicos, sociales, etc..) como para que pudieran forjar una unión mucho más estrecha entre ellos. Esta unidad, les proporcionaría, según sus líderes, no sólo un mayor grado de poder colectivo, sino que lograría la unidad moral entre el pueblo y el gobierno. A estos elementos se sumaba otro: el socialismo; la creciente influencia de esta idea era, en parte, un reflejo de lo que ocurría en el mundo.

Concretamente se manifestó en la articulación de las ideas marxistas en árabe y se materializó en el control de todos los recursos por parte del Estado, para intentar así beneficiar al conjunto de la población.

En los países donde el Baazismo o el Naserismo (las dos principales corrientes políticas que defendieron los principios del nacionalismo árabe) llegaron al poder, esos principios descritos se concretarán principalmente en las siguientes medidas: -Reivindicación de la unificación del mundo árabe en una sola nación. -Nacionalización de las empresas extranjeras y Reforma Agraria. -Desarrollo de servicios públicos (sanidad y educación principalmente) de calidad al alcance de todo el pueblo y búsqueda de la eliminación de la miseria. Seguir leyendo “NACIONALISMO ÁRABE O PANARABISMO”

UNA HISTORIA DE LAS DESAMORTIZACIONES ESPAÑOLAS DEL SIGLO XIX


Rotos bajo el sol pródigo de España, los campesinos morían atravesados por la lnza del esfuerzo diario. Entre surcos y semillas, se levantaba el último bastión de épocas demasiado cercanas, donde los derechos estaban guardados bajo siete llaves por una noble minoría, donde el Antiguo Régimen, hecho fuerte, se resistía a desaparecer. Dispuestos a sembrar la igualdad y la libertad en las huertas españolas, los liberales del XIX emprendieron un conjunto de reformas que, en vez de mejorar la situación de los labriegos, los convirtió en vasallos de la modernidad, al arbitrio de nuevos y viejos amos.

En clara inferioridad, los liberales consiguieron eliminar de los campos españoles las arbitrarias exigencias heredadas del feudalismo, pero no se atrevieron a poner en duda los derechos nobiliarios sobre las tierras. De esta manera la pretendida revolución agrícola se quedó modestamente en un simple apaño entre la aristocracia, que mantuvo su preeminencia social, y la burguesía, más preocupada por amarrar en el campo los beneficios de la desamortización que por subirse al tren de la industria. Debido a este arreglo, la economía española seguiría colgada del campo, donde la ganancia era segura, y retrasaría su ingreso en la modernidad del motor y la fábrica.

Desde las Cortes de Cádiz la burguesía sabe que la tierra es un bien privado al que se puede acceder sin cortapisa alguna. Sus anhelos de cambio chocaban, no obstante, con los privilegios ganaderos, las fincas de manos muertas o las propiedades de titularidad colectiva. Aunque la asamblea gaditana había incorporado los señoríos jurisdiccionales al Estado, se permitió a los nobles seguir cobrando las rentas y se les reconoció sus títulos de propiedad harto dudosos. Nadie quería enfadar a la nobleza, por miedo a que su represalia hiciese peligrar el ascenso social y el enriquecimiento de los pioneros del capitalismo.

Cortes de Cádiz

Si hasta 1820 los ayuntamientos defienden sus tierras comunales en sintonía con el interés popular, conforme avanza la desamortización se encariñan con las oligarquías, ocasión que aprovechan los aristócratas andaluces para arrancar al Tribunal Supremo las patentes de propiedad dispuestas. Aprendido el método, los nobles se especializan en el mercadeo de influencias sobre la base de la manipulación del poder local y anuncian ya la era del caciquismo característico de la España de fin de siglo, cuando los propietarios manejen desde Madrid el guiñol provincial.

En el crepúsculo del régimen señorial, los bolsillos nobiliarios debieron aguantar la caída de los precios agrícolas, la decadencia de la ganadería y, sobre todo, el final de su cartera de impuestos. Pero de nuevo vendría el Estado en su ayuda cambiándoles los tributos feudales por deuda amortizable o dándoles otras jugosas compensaciones a costa del erario. Sin haberlo soñado nunca, la nobleza se quitó de encima su endémica ausencia de liquidez y se alzó con un rico patrimonio que, libre de las trabas de los mayorazgos, pudo redondearse con compraventas regidas por criterios de productividad. Nacen así  los modernos latifundios de Extremadura y Andalucía con los que la aristocracia mantuvo su categoría social en plena época de triunfo burgués.

Nada de esto ocurrió con la Iglesia y los ayuntamientos cuando llegó la hora de imponer el dogma liberal de privatización de las tierras colectivas. No se trata solo de poner en práctica el decálogo agrario de la burguesía; también apremiaba dar un respiro a las arcas públicas y ganarse estómagos agradecidos para combatir el carlismo. Las órdenes religiosas son las primeras en padecer el rigor de la desamortización, las mismas que ya habían experimentado la fiebre acaparadora de José Bonaparte y el Trienio. Seguir leyendo “UNA HISTORIA DE LAS DESAMORTIZACIONES ESPAÑOLAS DEL SIGLO XIX”

EL PRECIO DE LA INTELIGENCIA


Una de las mejores reliquias que tenemos del hombre primitivo es el hombre moderno    (David Hamburg)

La tecnología y otros avances promovidos por la civilización no dejan de ser una nueva forma de amortiguar el impacto de la variabilidad ambiental, mediante un creciente control y modificación del entorno. Los sucesivos avances tecnológicos, desde la manufactura de herramientas y la agricultura a la revolución industrial y la informática, han contribuido a mejorar la calidad de la vida humana en múltiples aspectos.

Tecnología y Avances tecnológicos

La domesticación de animales y plantas, la metalurgia, la invención de la escritura y el desarrollo de la medicina, entre otros factores, transformaron nuestras vidas haciéndolas más largas, seguras y confortables que las de nuestros antepasados cazadores-recolectores. Incluso entre aquellos de nosotros a quienes entusiasmaría la idea de un viaje en el tiempo al mundo del Pleistoceno sería difícil encontrar a alguien que estuviera dispuesto a realizarlo sin tener asegurado el billete de vuelta.

Cualquier cambio, aunque suponga una mejora, tienen también un precio y el desarrollo de la cultura y tecnología no fueron ninguna excepción. La civilización trajo también la superpoblación, la pobreza, la guerra, la amenaza nuclear, la contaminación medioambiental, la destrucción de la biosfera y el calentamiento global. ¿Es este el precio de la inteligencia? ¿O tal vez estos problemas son solo el resultado de la codicia, la ignorancia, falta de previsión e insuficiente tecnología?

Agentes contaminantes de una tecnología deficiente

El precio de la inteligencia proviene, sobre todo, de que esta depende de cerebros extremadamente complejos, complejidad que los hace más vulnerables, los cuales han constituido un entorno sociocultural también muy complejo y rápidamente cambiante, muy diferente de aquel en el que nuestros organismos fueron seleccionados.

La necesidad de adaptarse a dicho entorno ha conducido al retraso genómico, es decir, al desfase existente entre nuestro genoma, que condiciona una fisiología y psicología seleccionadas para sobrevivir en el medio en que evolucionó la especie humana, y el mundo artificial creado por la cultura, cuya acelerada evolución impide que se seleccionen las adaptaciones correspondientes, provocando en muchos seres humanos transtornos físicos y emocionales.

La complejidad cerebral desarrollada durante la evolución del género Homopor otra parte, parece haber llevado a la aparición de divesas enfermedades psiquiátricas y neurodegenerativas exclusivamente humanas, como el autismo, la esquizofrenia o la enfermedad de Alzheimer. El aumento de la complejidad de nuestros cerebros dio lugar, no solo a una mayor inteligencia, sino también a una mayor vulnerabilidad cerebral. Existen sin duda otras desventajas asociadas a la inteligencia, entre las que destaca la conciencia de la muerte.

La complejidad del cerebro y las enfermedades neurodegenerativas

El aumento de la complejidad cerebral que tuvo lugar durante la evolución del género Homo puede haber sido la causa de la elevada proporción de enfermedades neurodegenerativas y psiquiátricas que sufre nuestra especie. Las enfermedades neurológicas y psiquiátricas se encuentran entre las más prevalentes en los países desarrollados y entre las causantes de un mayor coste económico y un mayor sufrimiento a pacientes y familiares.

El ser humano ha experimentado también un importante aumento de la longevidad, por lo que algunas enfermedades asociadas a la vejez, tales como la enfermedad de Alzheimer, podrían constituir ejemplos de pleiotropía antagonista  (Bufill y Blesa, 2006). El incremento de la complejidad habría hecho más vulnerable el cerebro de Homo sapiensprincipalmente ante factores capaces de interferir con el desarrollo cerebral o asociados a la edad. Seguir leyendo “EL PRECIO DE LA INTELIGENCIA”

¿DEBE DORMIR EL BEBÉ CON SUS PADRES?


Un bebé hace lo que puede para retener a los padres a su lado: mira y balbucea cuando los tiene cerca, intenta agarrarlos si se alejan y gimotea cuando están ausentes. El arsenal infantil para la persuasión normalmente tiene un gran éxito. En un bebé, los padres encuentran tanto a un tirano en miniatura como a un experto encantador: los más insignificantes eructos y gruñidos despiertan una gran preocupación, su satisfacción produce paz a los padres. La capacidad de los bebés para retener a los padres al lado ha evolucionado no para servir sus antojos sino por necesidad límbica. Eras de experiencia dirigen su cerebro para que esté abierto al canal emocional que estabiliza su fisiología y conforma su mente en desarrollo.

Desde sus primeras horas de vida, los norteamericanos tradicionalmente cortan esta concexión por la noche. Nuestra cultura da por sentado que un bebé no debería dormir con sus padres.

El tema de la ubicación nocturna de los bebés retumba en la conciencia nacional, gracias a la revisión actual de un debate rebelde. Muchos pediatras norteamericanos ponen mala cara a que los bebés duerman con los padres. El doctor Spock advirtió contra esta práctica hace décadas en su influyente libro, Dr. Spock’s Baby and Child Care: “Creo que es una norma sensata no meter al niño en la cama de los padres por cualquier motivo”.

Spock era más suave que el pediatra Richard Ferber, que ha librado una verdadera cruzada contra la idea de que los padres y los niños pequeños compartan habitación o cama.

Al otro lado del callejón están los psicólogos evolutivos y los sociólogos interculturales, que apuntan que la costumbre americana de dormir separados es una singularidad global e histórica. Casi todos los padres del mundo duermen con sus bebés, y hasta la última astilla de la historia humana, dormir separados era realmente raro. El peso de la prueba, pues, cae sobre nuestra cultura para justificar sus anómalas prácticas nocturnas.

Bebé durmiendo tranquilo en la cama de los padres.

Robert Wright, un destacado propulsor de la psicología evolutiva y defensor del sentido común, refuta a Ferber:

Según Ferber, el problema de permitir que un niño que teme dormir solo se meta en tu cama es que no estás solucionando el problema. Tiene que existir una razón para que tenga tanto miedo”. Sí, tiene que haberla. Esta podría ser una. Quizá el cerebro de tu hijo estaba diseñado por una selección natural de millones de años durante los cuales las madres durmieron con sus bebés. Quizá, volviendo a aquella época, si los bebés se encontraban completamente solos por la noche significaba a menudo que algo horrible había pasado, que la madre había sido devorda por un animal, por ejemplo. Puede que el cerebro del niño esté diseñado para responder a esta situación gritando frenéticamente para que los familiares que estén cerca puedan descubrir al niño. Quizá, en resumen, la razón de que los niños parezcan aterrorizados cuando están solos es que un niño se aterroriza de forma natural cuando se le deja solo. Es sólo una teoría. Seguir leyendo “¿DEBE DORMIR EL BEBÉ CON SUS PADRES?”

LA CULTURA QUE OSCURECE EL CAMINO DEL AMOR


La evolución del cerebro límbico creó, hace un centenar de millones de años, animales con poderes luminiscentes de emotividad y capacidad de relación, con unos sistemas nerviosos diseñados para entretejer y apoyarse entre sí como sutiles ramas de una parra. Pero en la vida, como en el teatro griego, cada atributo confiere una vulnerabilidad equiparable; cada punto fuerte del héroe tiene su imagen reflejada en un defecto trágico. Lo mismo sucede con las habilidades neurales que constituyen la vida emocional.

El cerebro límbico otorga riquezas experimentales negadas a animales más simples, pero también aboca a los mamíferos al tormento y a la destrucción. Un cocodrilo nunca siente el dolor de la pérdida, y una serpiente de cascabel nunca se pone enferma o se muere porque la separen de sus padres o sus crías. Los mamíferos sí pueden, y les sucede.

El León y su cría

Las estructuras neurales responsables de la vida emocional no son indefinidamente adaptables. Igual que el cuerpo del dinosaurio estaba constuido para vivir en unas temperaturas concretas, el cerebro límbico encadena a los mamíferos a cierto clima emocional. Los reptiles gigantes desaparecieron cuando los cielos se oscurecieron y bajó la temperatura. Nuestra decadencia está igualmente asegurada si llevamos nuestras condiciones de vida más allá de los límites de los grados emocionales que hemos heredado.

Como nuestras mentes se buscan entre sí mediante la resonancia límbica, como nuestros ritmos fisiológicos responden a la llamada regulación límbica, como nos cambiamos los unos a los otros mediante la revisión límbica, lo que hacemos dentro de las relaciones importa más que ningún otro aspecto de la vida humana. Podemos contraer matrimonio, tener hijos y organizar la sociedad de la forma que decidamos.

Cada elección (en grados distintos) se ajusta o incumple las necesidades inamovibles del corazón. Unas acciones aparentemente directas y bien compensadas pueden derivar en problemas emocionales que nadie eligiría deliberadamente. La conciencia de los imperativos emocionales de las personas varía. Los que los captan viven mejor; lo que no, sufren consecuencias inexorables.

Relaciones cálidas, humanas, amorosas.

Lo mismo es cierto para sociedades más amplias. Las culturas se transforman en pocas décadas o siglos, mientras que la naturaleza humana no puede cambiar en absoluto. La probabilidad de enfrentamiento entre dictados culturales y exigencias emocionales es significativa. Algunas culturas fomentan la salud emocional, otras, no. Algunas, favorecen actividades y actitudes directamente antitéticas para el logro de dicha salud.

En lugar de protegernos de las fragilidades del cerebro límbico, la cultura occidental (estado unidense) las magnifica oscureciendo la esencia y la necesidad del amor. El precio de este fracaso es alto. Cualquier objeto sólido proyecta una sombra, y la arquitectura de la mente emocional no es una excepción. El corazón humano es una avenida a primera hora de la mañana, la mitad es un paseo soleado donde los enamorados pasean y los niños juegan y la otra mitad está envuelta en una sombra aterciopelada. Flores de tristeza y tragedia, y a veces el mal, crecen en su lado más oscuro.

Fuente:   LA MENTE ENAMORADA, Una perspectiva científica sobre el cerebro y los               vínculos afectivos.


LA POBREZA SOCIAL O SOCIOLOGÍA DE LA POBREZA


El texto dedicado por Georg Simmel a la sociología de la pobreza  fue publicado en 1907 y reeditado en el monumental volumen que el autor consagró a su  Sociología en 1908. Presenta distintos puntos de interés. En primer lugar, aclara los problemas de la definición de la pobreza y permite comprender los modos de constitución de la categoría de pobres y los vínculos que la unen a la sociedad entendida como un todo.

Seguir leyendo “LA POBREZA SOCIAL O SOCIOLOGÍA DE LA POBREZA”

¿LA ECONOMÍA DEL BIEN COMÚN ES ECONOMÍA DE MERCADO?


Si se quiere ordenar la economía del bien común en una de las cuatro categorías principales de los sistemas económicos:

1.-) Economía de subsistencia. 2.-) Economía del regalo. 3.-) Economía de mercado.  y  4.-) Economía planificada.

Lo más seguro es que se tratara de una forma de economía de mercado; en cualquier caso, no una economía capitalista como el modelo actual, sino una “economía cooperativa de mercado”. De hecho, hay empresas privadas y mercados “libres” en los cuales se fijan los precios, y el dinero existe para permitir el intercambio: una economía de mercado.

Sin embargo, el “mercado” no está definido por una ley natural: es un lugar de encuentro entre las personas en el que establecen relaciones de negocios. Cómo se comportan y según qué normas éticas y legales se organizan estas relaciones es tan libre como el espíritu humano y por lo tanto se dejan a la creatividad democrática y la autodeterminación.

La economía del bien común pone patas arriba algunos de los fundamentos en los que se basa actualmente la economía de mercado. O mejor, pone las cosas bocabajo. El objetivo no es maximizar el interés propio, sino la maximización del bien común; la prioridad de la confrontación da paso a la prioridad de la cooperación.

En segundo lugar, la economía del bien común se consigue con los bienes comunales  (bienes comunales o “commons”) tales como empresas de suministro de energía, escuelas, redes ferroviarias, servicios de correos o bancos. Éstos no siguen la lógica del mercado, son bienes públicos, pero no dirigidos por el Estado, sino directamente por la población. Es por eso que se llaman “bienes comunales democráticos”.

En tercer lugar, se promueve la subsistencia, por la reducción a largo plazo de la jornada regular de trabajo en el orden de 30 a 33 horas semanales, por la apreciación relativa de otras prioridades en la vida y otras áreas del trabajo, como por ejemplo la jardinería o la artesanía, y por un “año sabático” por cada diez años trabajados. Por esto, la economía del bien común no es una economía de subsistencia, pero elementos de subsistencia completan las condiciones del mercado.

Del mismo modo, se promueve el regalo general. En primer lugar, mediante la formación de valores: la generosidad y el compartir se convierten en parámetros de conducta sociales. Si más gente produce para sí y elabora bienes de primera necesidad, también se los intercambiarán como regalo entre sí. Por otro lado, a través de incentivos para las empresas conformes con el mercado: si se comportan generosamente y regalan a la sociedad o a otras empresas recursos de todo tipo -desde tecnología y mano de obra hasta dinero-, serán recompensadas. Seguir leyendo “¿LA ECONOMÍA DEL BIEN COMÚN ES ECONOMÍA DE MERCADO?”

LA RENTA BÁSICA UNIVERSAL EN LA ECONOMÍA DEL BIEN COMÚN


El bien común que Felber preconiza se basa en los valores de las relaciones humanas en su forma más saludable (la confianza, la cooperación, el aprecio, la co-determinación, la solidaridad y la voluntad de compartir), los valores que, juntos, nos hacen mejores y más felices. El paradigma, el modelo mental económico-social, transforma la lucha feroz y el agoísmo avaricioso a la cooperación y el altruismo generoso, la finalidad del beneficio financiero (el fin justifica los medios) a la contribución al bien común (el viaje es el destino).

Christian Felber propone que las compañías con los mejores balances empresariales del bien común  (las mejores no por su rentabilidad económico-financiera, sino por sus rendimientos sociales, ecológicos, democráticos y distributivos) obtengan ventajas legales y fiscales. Propone crear los llamados bancos democráticos. Propone impulsar la democracia directa (además de la democracia representativa, que ya conocemos y nos parece insuficiente).

Propone educar desde la escuela en valores omo ’emocionología’  (la ciencia de las emociones), ética, comunicación, educación democrática y experiencia de la naturaleza. Propone favorecer como competencias directivas la amabilidad, la empatía, la atención al bien de tod@s y de la comunidad ecológica.  Lo que hoy parece ciencia-ficción, en medio de esta vorágine catastrofista, mañana será sentido común, la salida natural desde lo mejor del ser humano.

¿Qué dice la economía del bien común de la renta básica universal (RB)?

Ésta es una de las preguntas que se plantean más a menudo. Por eso sigue a continuación una respuesta muy específica:

1.- Dentro del sistema económico actual debería haber una renta básica incondicional por tiempo indefinido sujeta a aprobación, porque muchas personas son empujadas a los márgenes de la sociedad y su dignidad sólo puede preservarse con una RB.

2.- En la economía del bien común se da la vuelta a la dinámica del sistema: de la prioridad de recibir a la prioridad de dar. Esto significa que en el “centro”, en el mercado, no se plantean competencia y escasez, sino cooperación y riqueza: allí habrá suficiente para todos. Seguir leyendo “LA RENTA BÁSICA UNIVERSAL EN LA ECONOMÍA DEL BIEN COMÚN”

PESO Y VOLUMEN DE LA INFORMACIÓN


La tarde del 5 de septiembre de 1906, Ludwig Boltzmann encontró una pequeña cuerda y ató un cabo alrededor del travesaño de una ventana de madera. Mientras su mujer y su hija remaban felices en la bahía de la turística ciudad de Duino, que antaño perteneciera al imperio austrohúngaro, Boltzmann hizo un nudo en el otro extremo de la cuerda y se ahorcó. Su hija encontró el cadáver.

Boltzman  fue un ser muy irritable y antisocial y sus originales ideas le proporcionaron enemigos muy poderosos. Para colmo de males, fue una persona propensa a sufrir ataques de depresión y estrés. En la tumba de Boltzmann hay inscrita  una ecuación simple: S = k log W .  Esta expresión matemática revolucionaría dos campos de la física aparentemente distantes. El primero es la termodinámica, que trata de las leyes que rigen el calor, la energía y el trabajo y es el origen de la ley más poderosa de la física. Boltzmann no viviría lo suficiente para ver el nacimiento del segundo, la teoría de la información.

A primera vista, la termodinámica y la teoría de la información puede parecer que no tienen nada en común. Una está relacionada con los conceptos absolutamente concretos que cualquier ingeniero del siglo XIX podía conocer : el calor, la energía y el trabajo. Estas eran las causas de que las fábricas funcionaran, las máquinas de vapor resoplaran y las fundiciones ardieran. La información, por su parte, resulta evanescente y abstracta ; no podemos introducir información en una cuba y obtener hierro fundido, o meterla en una fábrica de tejidos y sacar lana para tejer. Sin embargo, las raíces de la teoría de la información descansan en la termodinámica. Y ambas disciplinas tienen mucho que ver con los demonios.

En sí mismo, el concepto de información no es nuevo. Sin embargo, en 1948, cuando un ingeniero matemático se dio cuenta de que la información podía medirse y cuantificarse  – y que estaba íntimamente relacionada con la termodinámica -, se encendió la chispa de la revolución y mató al demonio.

La teoría de la información no pareció algo de gran importancia en sus inicios. Es cierto que cambió la forma en que los criptógrafos e ingenieros pensaban acerca de su trabajo; también es cierto que sentó las bases para construir ordenadores que pronto formarían parte de nuestra vida cotidiana. Pero incluso el mismo fundador de la teoría de la información, Claude Shannon, no imaginó nunca el alcance que su idea llegaría a tener. Seguir leyendo “PESO Y VOLUMEN DE LA INFORMACIÓN”

HABLEMOS DE ECONOMÍA


En la conjunción de términos del griego antiguo de la que deriva economía – oikos, que significa “casa”, y nomos, que significa “ley” o “gobierno”-, existe cierto aire acogedor que evoca la gestión de la familia y la disposición del hogar. Pese a ello, y teniendo en cuenta que posiblemente se trata de la más influyente de la ciencias sociales  -puesto que no es sólo una disciplina teórica, sino también una ciencia aplicada que, mediante sus aplicaciones, afecta a las vidas individuales de miles de millones de seres humanos, y además sin ninguna garantía de que sea en beneficio suyo- , la economía resulta algo muchísimo menos acogedor de lo que la etimología del término parece sugerir.

Paraisos de los ricos en la Tierra, también conocidos como Paraisos fiscales

A veces se la denomina incluso “la ciencia funesta” o “sombría”, debido, según unos, a lo árido de su objeto, y, según otros, a las cosas funestas que se hacen en su nombre.

La economía es el estudio de cómo los bienes y servicios son producidos, distribuidos, valorados y consumidos. Es a la vez el estudio empírico de cómo funcionan realmente las economías -como sistemas de oferta, demanda, mercados y medios de intercambio- y la ciencia normativa que dice cómo hacer que funcionen bien (aunque ello depende de lo que se entienda por “bien”: ¿maximizar la riqueza?, ¿asegurar una distribución justa?; son preguntas que tienen que ver con la postura política).

El Coeficiente de Gini es un número entre 0 y 1, siendo cero la perfecta igualdad y uno la máxima desigualdad.

A Adam Smith, auntor de La riqueza de las naciones (1776), se le considera convencionalmente el padre de la economía como genuina ciencia social. Él la denominó economía política (consciente sin duda de su hogareña etimología y añadiéndole por ello cultamente el calificativo derivado de polis, o estado), y la describió como la ciencia por cuya aplicación los legisladores podían enriquecer tanto el individuo privado como al estado. Entre los grandes nombres de la inicial teoría económica a partir de Adam Smith se incluyen David Ricardoel primero en establecer una teoría del valor-trabajo, y Thomas Malthus, quien se manifestaba en contra de ayudar a los pobres argumentando que con ello lo único que harían sería tener más hijos y hacerse pobres de nuevo.

Thomas Malthus y la “Explosión Demográfica”

La teoría de que la gente se mantendrá siempre en niveles de subsistencia incrementando su prole cada vez que disponga de unos ingresos extra no parece que hubiera sido bien comprendida, o , mejor dicho, aplicada por su propio padre, que había tenido ocho hijos y seguía siendo próspero.

Los economistas reflexionan sobre los principios que rigen cuestiones tales como qué debe producirse, de qué modo y para quién, a qué coste, y con qué eficiencias para asegurar que la diferencia entre el coste de abastecimiento y el precio establecido reportará beneficio.

La cuestión de las eficiencias se subdivide a su vez en las ventajas de la especialización, la división del trabajo, y las economías de escala. Asimismo los economistas examinan el interesante tema del dinero, considerado el símbolo de intercambio y, en consecuencia, “medio de pago final” y unidad de cuenta. El dinero es una invención genial que nos evita tener que ir al dentista cargados con una vaca para pagarle; pero muy pocos de nosotros cree tener el suficiente.

El Dinero Medio de Pago Final

Dos de las principales subdivisiones de la economía son la microeconomía, dedicada al estudio del comportamiento económico de los agentes individuales (incluyendo a las empresas) y sus relaciones en el mercado, y la macroeconomía, que estudia la economía como conjunto, concentrándose en la producción y la renta nacionales, el empleo y el paro, los impuestos y las políticas monetarias, y los empréstitos públicos.

Una de las razones del escepticismo en torno a la economía, especialmente cuando se aplica a nuestra vida y a nuestro sustento, es que a nivel teórico está llena de improbables idealizaciones. Así, se considera a los agentes económicos perfectamente racionales  (observe la fragilidad de los “sentimientos” en cualquier mercado de valores y permítase soltar una enorme carcajada: por desgracia, no resulta demasiado cínico señalar que en ellos el apetito dominante es la codicia, y la única emoción dominante que supera a ésta es el miedo), y la descripción de su actividad económica tanto en el nivel “micro” como en el “macro” está plagada de abstracciones.

 

Así, por ejemplo, el concepto organizador empleado para explicar los precios y las cantidades de bienes que hay en un mercado (un mercado “perfectamente competitivo”, dicen los libros de texto) es la teoría de la oferta y la demanda. Dicho de una manera sencilla, si los precios suben cae la demanda, y al aumentar la oferta los precios bajan, y si los precios bajan aumenta la demanda, lo cual incrementa los precios; y así una y otra vez, arriba y abajo, como mareados por el oleaje.

No cabe duda de que esto ocurre con la suficiente frecuencia, aun en los mercados imperfectos, como para justificar su apoteosis en la “ley” de la oferta y la demanda. Pero hay tantas excepciones, dependientes de otros intereses y necesidades por la parte de la demanda, y tantos factores por la de la oferta, que la relación entre precio y demanda acaba resultando mucho más compleja que todo eso. Cojamos sólo un ejemplo, el de los precios del gasoil y del petróleo. Como muestra la experiencia británica de los impuestos sobre los combustibles, la demanda de éstos es relativamente insensible a los precios.

 

Los automovilistas seguirían comprando gasolina para sus coches aunque tengan que vender a su propia madre para ello, y eso no porque sientan amor obsesivo por sus coches, sino debido a los imperativos de la movilidad en la economía occidental contemporánea. La misma invariancia relativa de la demanda se da en el tabaco, fuertemente gravado, o en los alimentos, cuyo precio no para de aumentar, sin que haya una elegante curva de demanda decreciente cruzando la no menos elegantes curva del precio ascendente, sino más bien una curva escalonada de reducciones forzosas y renuentes de la demanda que se producen cuando hay que tomar decisiones críticas para elegir entre necesidades contrapuestas, cayendo hasta el valor de cero en el último punto de la crisis, cuando el automovilista ya no puede permitirse realmente seguir conduciendo más, o -lo que es mucho peor- cuando la persona hambrienta muere.

Hay muchos ámbitos de investigación especiales en economía relativos al trabajo, le ley, el comercio, la administración, la agricultura, las economías en desarrollo, las finanzas públicas, el bienestar, el entorno, y más. La economía moderna aspira a la condición de ciencia  a secas más que a la ciencia social, haciendo un uso fundamental de las matemáticas y la teoría de juegos.

Pese a la preeminencia de Adam Smith en la historia económica, de hecho estuvo precedido por quienes en la época medieval reflexionaron sobre el interés y el valor, así como por los fisiócratas de la Ilustración francesa que pensaron seriamente en la relación entre producción y renta. La riqueza de las naciones de Smith inauguró la economía clásica, de la que desciende, por disensión, la economía marxista, influenciada por las ideas de Ricardo.

La macroeconomía debe su existencia independiente a la obra fundamental de John Maynard Keynes Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero (1936), que gobernaría el pensamiento sobre el empleo durante mucho años, y que sostenía que las propias fuerzas del mercado por sí solas no garantizan el pleno empleo, puesto que unos elevados niveles de desempleo vendrían a reducir en la práctica la demanda efectiva en la economía, creando una barrera al crecimiento. Aunque su teoría fue importante, su contribución más decisiva, como amante de la ópera y del ballet  (se casó con una bailarina rusa), fue la creación del Consejo de las Artes de Gran Bretaña.

El presupuesto fundacional de la economía estándar o neoclásica, ya mencionado, es que el hombre económico es un agente racional que trata desapasionadamente de maximizar su propio interés. Y como sugerían las observaciones añadiríamos a esta idea, se trata de un presupuesto empíricamente cuestionable. Una de las teorías que se oponen a la economía neoclásica es la economía conductual, que trata de ofrecer una visión más realista de cómo y por qué la gente toma las decisiones económicas que toma.

Economía Conductual

La economía conductual se basa en un conjunto de observaciones en torno a la práctica real del Homo economicus como un individuo normal y corriente con una psicología normal y corriente. En primer lugar, es un animal gregario, influenciado por lo que hacen los demás, quizás debido a que no está seguro del todo de qué hacer, copia a los demás, o actúa de formas que él cree que le permitirán ganar su aprobación o evitar su desaprobación. Como corolario de esto, tratará de hacer lo que él cree que es correcto, especialmente si sus actos son transparentes para otros. Es una criatura de hábitos, y tiene un carácter individual que determina de manera característica cómo se comportará en sintonía con los valores, rasgos y hábitos que lo constituyen.

La mayoría de las personas son especialmente buenas a la hora de resolver problemas complejos, y, en consecuenca, se basan en sus “instintos”, o en sus experiencias pasadas, o en sus esperanzas; tienden a dar un peso excesivo a factores recientes o que tienen muy a mano, y demasiado poco a hechos objetivos o a factores remotos. La gran mayoría de la gente tiene “aversión a la pérdida” y se siente inclinada a aferrarse a lo que tiene antes de arriesgarse a perderlo; pero unos pocos son audaces aficionados al riesgo, y a veces de manera impredecible. Los empresarios cuentan entre sus filas con una proporción especialmente elevada de tales individuos, y es el empresario el que invita a las personas normales y corrientes a invertir en sus planes.

La economía neoclásica, en su intento de ser en la medida de lo posible una ciencia cuantitativa, ignora todas estas considerciones psicológicas. Así, por ejemplo, no se pregunta cómo se forman las preferencias de la gente, ni tampoco tiene en cuenta las motivaciones no racionales de sus decisiones y actos. Presupone que se puede considerar independientemente a cada agente como una máquina calculadora con un solo interés, que es la maximización de sus propias ventajas. Y presupones asimismo que el agente sabe lo que se requiere para la realización de su objetivo.

Hay que conceder que en un determinado ámbito de explicación económica este presupuesto funciona bastante bien. Si yo quiero un coche pequeño y barato para usarlo en la ciudad, mi elección se realizará entre una gama adecuada de modelos de una forma exactamente conforme al esquema neoclásico. Pero la mayoría  de las decisiones de la vida, y ciertamente la mayor parte de las decisiones económicas, no son ni tan directas ni tan sencillas en su equilibrio entre conocimiento requerido y objetivo.

La economía conductual trata de abordar el comportamiento económico desde la orientación, mucho más rica, matizada y diversa de la psicología humana real. Representa un nuevo e importante punto de partida en economía, sobre todo por sus implicaciones para las políticas públicas, donde sugiere que cambiar los hábitos, las normas y las expectativas de la gente constituye una manera más potente de influir en la actividad económica que presuponer que cada individuo es una unidad calculadora independiente plenamente equipada para actuar, y plenamente decidida a hacerlo en su propio interés incluso a expensas de otros.

Fuente: EL PODER DE LAS IDEAS, Claves para entender el siglo XXI  (A.C. GRAYLING)

 

EL COMERCIO DEL HAMBRE


En agricultura,  es una novedad el concepto de que una empresa sea “propietaria” de una variedad de planta. Tradicionalmente, incluso las variedades de cultivos de desarrollo reciente, como el arroz, siempre han estado abiertamente al alcance de todos los campesinos. Con conceptos como los derechos de propiedad intelectual se corre el riesgo de cambiar tradiciones muy arraigadas, como la de intercambiar libremente las variedades, no sólo entre campesinos pobres, sino también entre países. La extensión de cultivos de variedades patentadas pueden ir en contra del intercambio de variedades y menoscabar la seguridad alimentaria.

Las leyes que rigen los inventos que se pueden patentar varían de un país a otro. Estados Unidos fue el primer país que concedió patentes  de variedades de plantas y es prácticamente el único que permite patentar formas de vida.  Otros países consideran que los sistemas de patentes no se pueden aplicar a los organismos vivos. India, por ejemplo, que tiene alrededor de 15.000 variedades de plantas que no hay en otros países, no permite que se patenten. El Indian Patents Act de 1970 establece claramente que los inventos relacionados con los procesos agrícolas y hortícolas no son patentables porque los productos con valor social no deben ser privatizados ni tasados a un precio fuera del alcance de la población en general.

Los pueblos indígenas también se sienten engañados. En la conferencia ministerial de Seattle, los representantes de los pueblos indígenas se mostraron muy preocupados por los derechos de propiedad intelectual:  “El acuerdo sobre los ADPIC facilita el robo y el patentado de nuestros recursos biogenéticos”, rezaba una declaración de los pueblos indígenas.

El acuerdo de los ADPIC es tremendamente controvertido porque  reconoce las patentes de plantas obtenidas con métodos biotecnológicos a partir de variedades de plantas que son, a su vez, el resultado de años de cruces de los agricultores. Eso implica que los ADPIC no reconocen los derechos de las comunidades sobre sus recursos.

Pero eso “crea un potencial para desastrosos conflictos entre los países tecnológicamente adelantados y los menos adelantados. Los derechos de propiedad intelectual establecen un control privado, exclusivo, monopolístico, sobre los recursos genéticos de las plantas, que acarrean el desplazamiento del agricultor y la pérdida de soberanía alimentaria. Esos “derechos” pueden privar a los campesinos de sus derechos: el derecho a mejorar e intercambiar sus semillas y, en definitiva, el derecho a la supervivencia. Seguir leyendo “EL COMERCIO DEL HAMBRE”

EL CONFLICTO ENTRE PADRES E HIJOS COMIENZA EN EL ÚTERO MATERNO


La concepción es una experiencia mágica y maravillosa para la mayoría de los padres. Nueve meses después, esa experiencia se transforma en otra: el nacimiento de un niño. Ahora bien, sin que la mayoría de los padres lo sepan, tiene lugar un pequeño hecho desagradable: en el curso de su desarrollo, el feto maniobra para tomar todos los recursos que una madre puede dar y más. Sí, el feto humano es codicioso. Sí, el feto humano no juega limpio. Y sí, la madre paga por ello.

La Biblia proporciona una explicación, coloreada de moralismo:  “A la mujer le dijo: Multiplicaré los trabajos de tus preñeces. Parirás con dolor los hijos…”. La teoría evolucionista da una explicación diferente, descriptivamente poderosa pero sin color prescriptivo alguno.

La idea de que los padres y sus hijos libran una batalla no es nueva. Cada padre y cada madre lo sabe: regaña a un adolescente y tendrás un conflicto. Pero lo que la mayoría de los padres no saben es por qué existe esta batalla. Su ignorancia es en parte debida a las pilas de libros sobre educación de los hijos que describen de manera simple y clara a los terribles dasañeros y luego dan una receta para combatir lo que es, desde el punto de vista del desarrollo, un hecho consumado.

Conflicto Madre-Hija adolescente

Trivers aportó hace treinta años nuevas ideas acerca de este problema al mostrar cómo un conocimiento de la genética de la relación entre padres e hijos permite ver lo inevitable del conflicto en el que un lado siente la tentación de tomar más de lo que le tocaría en un reparto equitativo, mientras el otro se ve tentado a dar menos.  Los padres biológicos están genéticamente relacionados con sus hijos exactamente al 50%. Pero cada niño está genéticamente relacionado consigo mismo exactamente al cien por cien. En consecuencia, mientras el niño quiere tomar de los padres todo lo que pueda, los padres tienen que distribuir su riqueza de tal manera que no priven de oportunidades a su futura descendencia.

Esta sencilla diferencia genética lleva al conflicto, presente en todas las especies de reproducción sexual, como la nuestra. El resultado de este conflicto es, cabe esperar, un proceso cuidadosamente pautado de toma y daca. Los hijos toman lo que necesitan para desarrollarse como individuos sanos y productivos. Los padres dan lo que pueden sin comprometer sus posibilidades de tener otros hijos igualmente sanos y productivos. En algún nivel, pues, unos hijos egoístas y unos padres egoístas deben cooperar en beneficio mutuo. Después de todo, tanto unos como otros quieren, en algún nivel, la misma cosa: la inmortalidad genética. Seguir leyendo “EL CONFLICTO ENTRE PADRES E HIJOS COMIENZA EN EL ÚTERO MATERNO”

SISTEMAS EDUCATIVOS ISLANDÉS Y ESPAÑOL


El sistema de educación en Islandia, es uno de los más reputados del mundo, gracias a su cobertura y alto nivel de formación. Casi el 100% de la población esta alfabetizada.

La formación educacional ha sido generalizada desde fines del siglo XVIII. En 1907 la asistencia a clase se hizo obligatoria para todos los niños de los 10 a los 14 años; antes de los 10 eran instruidos en sus hogares. En 1946 la educación obligatoria se extendió de 6 hasta los 15 años. En 1993 existían 205 escuelas de ciclo completo además de 36 colegios secundarios y 12 establecimientos para educación terciaria.

Aquellos que deseen continuar su educación pueden asistir también a colegio especializados o escuelas de lenguas.
La educación académica propiamente dicha comenzó en 1847 con la formación del Seminario Teológico, seguido en 1876 por la Facultad de Medicina y en 1908 por la Facultad de Derecho.

Estas tres instituciones se fusionaron en 1911 cuando la Universidad de Islandia se estableció en el Centenario del nacimiento de Jón Sigurdsson, y una cuarta facultad, la de Filosofía se agregó, fundamentalmente relacionada con filología, historia y literatura.

A la facultad de Medicina se agregaron los departamentos de cirugía dental y farmacia en 1941 y 1957 respectivamente. Economía, con énfasis en administración de empresas, fue agregada a la Facultad de Leyes en 1941, pero es ahora una facultad independiente. En el mismo año fue inaugurada la Facultad de Ingeniería y Ciencias la cual ahora confiere el grado B.S (Bachiller en Ciencias) en ingeniería, matemáticas y ciencias naturales.

Dentro de la Facultad de Filosofía es posible obtener el grado B. A. en materias tales como inglés, francés, alemán, latín, griego, todas las lenguas nórdicas, física, matemáticas, química, etc.

Toda la educación en Islandia es gratuita. Varios centros de investigación e instituciones experimentales trabajan en cooperación con la Universidad. La Biblioteca Universitaria es la segunda en importancia del país, después de la Biblioteca Nacional. Seguir leyendo “SISTEMAS EDUCATIVOS ISLANDÉS Y ESPAÑOL”

LOS DIEZ MANDAMIENTOS DEL “INADAPTADO”


El primer mandamiento es no levantarse, vencer a la luz con la voluntad de tinieblas, pero nunca lo logra, nunca lo ha logrado. Si le hubieran dicho que no se tenía que levantar más, se habría instalado en la oscuridad sin inmutarse. Si al menos le hubieran dicho levántate, habría resistido, tal vez lo habría logrado. Eso sí que le importa. Que le den órdenes, que le digan ahora, que le digan haz esto. Pero a nadie le importa que se levante o no se levante.

Mide el mundo por las rendijas de la persiana. Es áspero y frio. Es un lugar ajeno y siente que algún día no lo fue, que ese mundo era un territorio conocido y hasta placentero, pero que eso tal vez fue antes de nacer, en un tiempo en el que no había divisiones, día y noche, noche y día. No cuenta los golpes, no cuenta las noches sin dormir, ni tampoco las cicatrices. Huele a agrio en el piso y se respira un aire muchas veces respirado, agotado y ya inservible, y ese no es el aire del mundo que entonces habitaba y que no era ajeno y frío ni desconocido.

Seguir leyendo “LOS DIEZ MANDAMIENTOS DEL “INADAPTADO””

LESBIANISMO


Lesbianismo es el término empleado en español para hacer referencia a la homosexualidad femenina. La palabra lesbiana se utiliza para hacer referencia a una mujer homosexual, es decir, una mujer que se identifica a sí misma, o a la que otros caracterizan, por su deseo hacia otras mujeres.

El concepto de lesbiana empleado para diferenciar a las mujeres que comparten una orientación sexual es un constructo del siglo XX. Aunque la homosexualidad femenina se ha encontrado en muchas culturas a lo largo de la historia, no ha sido hasta recientemente cuando la palabra lesbiana ha comenzado a describir a un grupo de personas.

Seguir leyendo “LESBIANISMO”

DILEMA PARA UNA MADRE QUE HA DE SACRIFICAR A UNO DE SUS HIJOS PARA SALVAR AL OTRO


Aunque es un caso de ficción, lo cierto es que dilemas como éste y otros parecidos se plantearon en tiempos de guerra. Mientras ella (Sofía) y sus hijos se hallan cautivos en un campo de concentración nazi, un guardián se acerca a ella y le hace la siguiente proposición: si mata a uno de sus hijos, el otro vivirá; si rehúsa elegir, ambos niños morirán.

Al forzarla a aceptar el hecho de que es peor ver morir a dos hijos que a uno solo, el guardián la sitúa en el dilema de elegir la vida y la muerte de sus hijos, elección que ningún padre quiere ni debería tener que hacer. Visto de esta manera, algunos podrían decir que Sofía no tiene elección: en la fría cuenta matemática de los hijos vivos, está claro que 1>0. Y si no hay opciones en conflicto, no hay dilema moral.

Pero esta visión descarnada del problema de Sofía pasa por alto muchas otras preguntas: ¿estaría mal que rechazara el ofrecimiento del guardián y dejara morir a sus dos hijos? ¿Sería responsable ella de la muerte de sus hijos si decidiera no elegir?

Dado que no es posible recurrir a un principio claro e incontrovertible para responder a estas preguntas, nos quedamos con el dilema moral, un problema que se plantea como conflicto entre dos deberes antagónicos.

Sofía tiene, como madre, la responsabilidad de proteger a sus dos hijos. Aun cuando estuviera siempre peleándose con uno de sus hijos y nunca con el otro, seguiría enfrentándose a un dilema; rasgos de la personalidad como ésos no proporcionan material adecuado para decidir sobre la vida de otro, por más que puedan decantar nuestros sentimientos en un sentido o en otro.

Imaginemos que la ley permitiera que las diferencias de personalidad interfieran con nuestros juicios sobre la justicia y el castigo. Podríamos acabar condenando a un ladronzuelo a cadena perpetua a causa de su sonrisa siniestra y anular la sentencia contra otro ladronzuelo gracias a su sonrisa seductora.

Imagen “dura” de la delincuencia

Sofía elige sacrificar a su hija menor y más débil para salvar a su hijo mayor y más fuerte. Luego pierde la pista de su hijo y años después, corroída por el sentimiento de culpa, se suicida. Seguir leyendo “DILEMA PARA UNA MADRE QUE HA DE SACRIFICAR A UNO DE SUS HIJOS PARA SALVAR AL OTRO”

LOS EMPRESARIOS DE ESPAÑA: UNA MIRADA A NUESTRO MÁS INMEDIATO PASADO (PRIMERA PARTE)


Se dobla la primera mitad del XIX y Europa vive una era de plena pujanza, olvidada ya del sobresalto napoleónico. Duermen aún los futuros gigantes, Estados Unidos y Rusia, cuando el crecimiento extraordinario de la población europea y el monopolio de las fuerzas generadas por la revolución industrial anuncian días de gloria para el viejo continente.

Sin embargo, la presencia española en ese colectivo poderoso empezó a ser de una insignificancia preocupante y la visión de España como algo exótico y marginal tomó cuerpo a pesar de algunos esfuerzos aislados y de otros proyectos desesperanzados por evitarlo.

La historia recoge el afán modernizador de Cataluña y la cornisa cantábrica, donde  el esfuerzo de unos pocos impediría que el retraso español llegase a convertirse en catástrofe o subdesarrollo definitivo.

Los amagos de industrialización habían tropezado en el siglo XVIII con la falta de mercado nacional unificado, de tal forma que Cataluña es la única región que logra dar el salto adelante, gracias a su inventiva empresarial y a disponer del consumo americano para colocar sus mercancías.

Al quedarse sin el mercado colonial, los fabricantes hispanos se vuelcan en la península, donde la multitud de pequeños mercados regionales característicos del Antiguo Régimen entorpecía gravemente la expansión pretendida. Era necesario un mercado unificado, en cuya demanda llevan la voz cantante los empresarios catalanes agrupados en poderosas patronales que se oponen a los proyectos librecambistas inaugurados por la revolución burguesa.

La tendencia natural hacia el mercado único tiene su refrendo en 1841, cuando el mismo Espartero decide trasladar las aduanas vascas a la costa como castigo contra los moderados norteños, que poco antes habían conspirado en favor de su oponente Narváez.

Pese a la crítica de los nostálgicos, la muerte del régimen foral arranca el aplauso de los capitanes vascos de la economía, liberados al fin de las servidumbres que impedían su plena integración en el espacio consumidor español. No tardarían en demostrar su capacidad de liderazgo, construyendo algunas de las modernas factorías que cambiarán para siempre el paisaje de las orillas del cantábrico.

En el calendario del nuevo mercado español, tiene especial relieve la renovación de la red viaria que ayuda a poner fin a siglos de aislamiento y abarata el trasiego de mercancías. El plan de carreteras de 1851, encaminado a unir Madrid con las ciudades más importantes y, sobre todo, el desarrollo de los ferrocarriles  colaborarían a  tender puentes entre todos los territorios del país.

Con  sus prestaciones se salvaban por fin los obstáculos que en el pasado habían regionalizado la vida española y, sin proponérselo, se conseguía el importante objetivo político de trabar la nación. Seguir leyendo “LOS EMPRESARIOS DE ESPAÑA: UNA MIRADA A NUESTRO MÁS INMEDIATO PASADO (PRIMERA PARTE)”

EL PRINCIPIO CONTAMINADOR-PAGADOR


La naturaleza proporciona comida gratis, pero sólo si controlamos nuestros apetitos ”  William Ruckelshaus.

El principio contaminador-pagador fue adoptado por primera vez por la OCDE en 1972, con lo que se convirtió en uno de los primeros pasos hacia la protección del medio ambiente que dieron las autoridades públicas. Fue reconocido por la Unión Europea (1987), y en la importante Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo que se celebró en Río de Janeiro (1992).

Aunque es difícil determinar el precio de la contaminación (¿Lo tiene?), el principio contaminador-pagador sigue siendo fundamental para el derecho madioambiental internacional (Y así nos va).

Una fábrica de juguetes, como consecuencia de su proceso de producción, vierte toxinas en un arroyo cercano. Estas toxinas matan a los peces de la zona y hacen enfermar a cualquiera que nada en el arroyo; pero la fábrica no indemniza a ninguna de las víctimas. Por consiguiente, los costes privados de producción de la fábrica no reflejan los auténticos costes sociales de su funcionamiento.

La idea del principio contaminador-pagador (PCP) es que, en realidad, la fábrica de juguetes debería correr con todos los costes derivados de sus acciones, esto es, que los daños y perjuicios provocados por la contaminación (el valor que se ha perdido para los pescadores y nadadores potenciales) deberían incluirse en el coste de producción.

El problema de la desertización

El PCP pone un precio a la contaminación y atribuye la responsabilidad  al contaminador. El PCP se basa en un principio fundamental de la eficiencia económica, el de que los precios deberían reflejar todos los costes de producción, y está en armonía con los principio éticos de equidad y responsabilidad.

Se pueden utilizar diversos instrumentos legales para aplicar el PCP y prevenir o regular la contaminación.  Estos instrumentos a menudo se manifiestan en forma de impuestos (frecuentemente denominados impuestos pigouvianos en honor al economista inglés Arthur Pigou, que trabajó en este campo), permisos de contaminación, cupos, normas tecnológicas, etcétera.

Fuente: 50 TEORÍAS ECONÓMICAS SUGERENTES Y DESAFIANTES  (Donald Marron)