Inicio » Actualidad » EL FRACASO ESCOLAR: ALUMNO Y SOCIEDAD (ESCUELA)

EL FRACASO ESCOLAR: ALUMNO Y SOCIEDAD (ESCUELA)

FUNDACIÓN CASTILLA DEL PINO

ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA

NUESTRA APARENTE RENDICIÓN

MENOS DÍAS AQUÍ

POR UNA NUEVA ESCUELA: OTRA ESCUELA ES POSIBLE

LA OPCIÓN DE EDUCAR EN CASA

COMUNA DE IDEAS / Juan Carlos Monedero

TELESUR

Contador-Geovisite

Nuevo DESorden – Web de CARLOS TAIBO

AJOBLANCO

EL BLOG DE CASILDA RODRIGÁÑEZ BUSTOS

DIARIO PÚBLICO

PERIODISMO HUMANO

ELDIARIO.ES

Resulta difícil definir el fracaso escolar porque tiene múltiples implicaciones de tipo personal, familiar, educativo, cultural, económico y social.

El conjunto de todas ellas puede resumirse en la imposibilidad de que el aprendizaje se lleve a cabo de modo positivo y en el desaprovechamiento de los recursos intelectuales.

Decir que un alumno ha fracasado no significa necesariamente que tiene muchos suspensos, sino que existe una falta de adecuación entre el rendimiento del alumno, su capacidad y lo que se podía esperar de él. El fracaso es en gran medida una vivencia subjetiva: fracasar es sentir que se ha fracasado.

Fracaso escolar: ¿Del alumno? ¿De la escuela? ¿Recursos? ¿Sistema educativo?

El fracaso escolar puede plantearse desde dos perspectivas: la centrada en el alumno y la que toma como base la sociedad, más concretamente, la escuela. En el primer caso se considera que el alumno tiene deficiencias intelectuales que le impiden seguir las enseñanzas. En el segundo planteamiento se considera que el fracaso es un reflejo de la injusticia social en el reparto de bienes y posibilidades culturales.

De este modo, el fracaso escolar sería en realidad el fracaso de la escuela, que no ha sido capaz de dotar al niño del grado de madurez indispensable para poder desenvolverse en la vida.

Los alumnos desertan de la escuela, dejan los estudios, por alta de motivación, ausencia de espectativas y sensación de inutilidad de los conocimientos que se imparten en la escuela

Por lo que respecta al niño, hay una serie de causas endógenas del fracaso escolar. Entre las orgánicas cabe citar los desajustes que provienen de cualquier disminución física, sensorial y/o fisiológica; estos problemas pueden incidir de manera determinante en el fracaso escolar.

Las infecciones repetidas, las enfermedades crónicas latentes (tuberculosis, estreptocopias, etcétera), las afecciones de la vista (miopía) o el oído (otitis, administración de fármacos ototóxicos durante la infancia) y las enfermedades endocrinas por exceso o por defecto, pueden agravar las dificultades de memorización y concentración.

No hay que olvidar la fatiga y el estrés a los que se ven sometidos muchos adolescentes que tienen su tiempo lleno de actividades extraescolares (deportes, danza, idiomas, etcétera); a un agotador programa escolar se le suma un no menos agobiante programa extraescolar. Es conveniente realizar este tipo de actividades, pero se debe hacer una distribución muy equilibrada del tiempo y del esfuerzo.

Actividad Extraescolar

Los problemas de nutrición, por una alimentación desequilibrada, así como la ingesta desmesurada de excitantes (abuso de colas y de aditivos) pueden condicionar problemas en la capacidad de concentración y memorización. Estudios recientes han demostrado que los déficit vitamínicos pueden influir de forma directa en la disminución del rendimiento intelectual.

Se debe estudiar también a fondo el problema de los niños y adolescentes hiperactivos, que pueden sufrir déficit o excesos de determinados neurotransmisores o alteraciones en el metabolismo del fósforo y el calcio; estos casos deberán ser tratados sin demora, pues la hipermotilidad es tan grande que les impide la concentración que exigen el estudio y el aprendizaje.

Hiperactivos

La mala estructuación del lenguaje, la dixlesia, los problemas psicomotores, las dificultades en el cálculo, la confusión de los conceptos espaciales y temporales, entre otras, son causas importantes del fracaso escolar que convendría detectar ya en la infancia.

El desajuste entre la edad cronológica y la edad intelectual, ya sea por deficiencia o por superioridad, forma parte también de las causas intelectuales del fracaso escolar.
El amplio abanico de causas derivadas de la afectividad y el comportamiento está íntimamente relacionado con la personalidad de cada individuo.

La personalidad del niño está condicionada en parte por la actitud familiar; el niño al que le falta afecto, que presencia frecuentes peleas y discusiones, que convive con padres abúlicos apoltronados delante del televisor o que vive una intensa rivalidad con sus hermanos es muy posible que sea incapaz de prestar la debida atención a sus estudios.

Las pautas educativas familiares incorrectas influyen en la formación de una personalidad que tendrá dificultades de relación con los compañeros y profesores. En este mismo sentido actúan las pautas de comportamiento inadecuadas, tales como la hiperactividad o la desobediencia sistemática. Asimismo, la falta de un ambiente y lugar adecuados para el estudio repercutirá de modo negativo en el rendimiento escolar.

Con independencia de las características del niño, la familia puede dejarse llevar de sus ilusiones y crear una serie de esperanzas “ideales” que se espera que el niño haga realidad.

Madre exigente

Esto conduce con facilidad al fracaso, porque los padres proyectan en el hijo sus propios deseos y ambiciones, lo que le hace vivir en un estado de ansiedad que por una parte le impide trabajar adecuadamente y por otra le induce a sentirse culpable de no haber alcanzado aquellas metas.

Por el contrario, una actitud de confianza en el hijo que favorezca su autonomía le ayudará a aprovechar mejor sus estudios.

Los problemas escolares deberían ser considerados por los padres como un aviso de que algo funciona mal; lo más corriente es que se hayan desinteresado, por el motivo que sea, de sus hijos.

La actitud de los profesores frente a los alumnos aventajados y los desventajados, dado que el comportamiento docente nunca es neutro, crea todavía más problemas a los niños con dificultades.

Es muy corriente que el profesor, al relacionarse con ellos adopte una actitud de no interacción, porque realmente le importan muy poco, despiertan en él sentimientos negativos, no tiene capacidad para estimularlos; también puede considerar que las expectativas de fracaso determinan en gran medida que éste ocurra.

El concepto de sí mismo y la propia estimación del niño con fracaso escolar suelen ser muy negativos. El papel de estudiante es muy importante para él durante estos años, y fracasar despierta en él sentimientos de vergüenza y rechazo, con el consiguiente menosprecio de su persona, que hace aumentar su inseguridad.

El fracaso escolar o los problemas de aprendizaje provocan sufrimiento en el niño, baja autoestima e inseguridad

Estas condiciones no le ayudan, precisamente, a superarse y progresar. El niño que fracasa no es sólo un niño que encuentra dificultades para aprender: es también, como consecuencia, un niño que sufre. Si esta situación se prolonga durante mucho tiempo, puede conducir a la depresión.

Las causas del fracaso escolar no sólo deben achacarse al niño o al adolescente, pues el sistema educativo también es responsable. Cada fracaso escolar manifiesta una alteración de los mecanismos funcionales del sistema por medio del cual la sociedad transmite sus valores.

La escuela fracasa cuando no es adecuada a todos los niños, provoca inadaptaciones y es el origen de muchos trastornos y problemas o refuerza los que el niño ya lleva consigo.

Algunos Alumnos son ignorados por la escuela y se “duermen”

La sociedad tiene su parte de culpa en este problema, pero como es un ente ambiguo, ninguno de sus miembros se siente responsable y no se buscan soluciones.

Señalaremos algunos de los factores educativos que originan el fracaso escolar:

  • La falta de atención a las diferencias individuales de forma que se satisfagan las necesidades de cada alumno y los distintos ritmos de maduración.
  • Un exceso de competitividad, que selecciona sólo a los que responden a las exigencias de la sociedad y discrimina a los que no le resultan útiles.
  • La educación es excesivamente intelectual y transmite los valores de la clase media, sin aprovechar el bagaje cultural de las demás clases sociales.
  •  Los programas educativos son demasiado extensos y resultan casi inabordables.
  • En muchos casos la escuela no responde a las necesidades de la sociedad futura; esto explica que individuos que triunfan en la escuela fracasen en la vida social.
  • La escuela suele enseñar cosas que no interesan a los alumnos; existe una gran disociación entre la teoría y la práctica, de modo que se imparte una serie de conocimientos teóricos en los que el alumno no aprecia ninguna relación con las realidades concretas con las que se tiene que enfrentar.
  •  Se enseña a memorizar, pero no a estudiar. Profundizar y desarrollar nuevas técnicas pedagógicas y educativas es una tarea prioritaria si queremos conseguir un futuro mejor para nuestros hijos.

FUENTE: ANTE UNA EDAD DIFÍCIL ( Joan Corbella Roig ; Carme Valls LLobet).


8 comentarios

  1. La educación a la que tienen acceso en España todos los alumnos es la pública, justamente la que está en entredicho por las fuerzas conservadoras. En la concertada, el Estado paga la mayor parte y los padres de los alumnos la “diferencia”, esas 20 horas lectivas más al mes de los centros concertados sobre los públicos. (Suelen llamarlas materias complementarias).
    Finlandia demuestra con hechos la falacia de los argumentos conservadores, ya que allá la educación es pública muy mayoritariamente. La gran diferencia es que los islandenses, incluidos los políticos, dan prioridad absoluta a la educación, empleando para ello los recursos suficientes y absteniendose de hacer experimentos, que es la mayor afición del político español. No es concebible que se cambie el modelo educativo cada vez que hay alternacia política. Tampoco que la educación no esté en el primer lugar de la lista de prioridades de todos los españoles. Incluidos los políticos. Y no una educación como ahora, que depende del dinero que tenga el padre del alumno, sino educación correcta y adecuada para todos.
    En España se quiere hacer diferencia, que la escuela refleje con toda claridad las clases sociales. No es cuestión de que las élites pierdan su ventaja.

    Me gusta

  2. hicham dice:

    el problema del fracaso escolar es un problema muy grave que hay que resolver ya. antes de que sea tarde.

    Me gusta

  3. ¿Qué está muy larga? ¿El artículo?¿Alguna de las respuestas? Descarto la tuya, desde luego. Es verdad que la mayoría de los artículos que he publicado en este blog rebasan el límite de lo aconsejado por los gurús de la blogosfera, pero ni quito ni pongo una sola coma a ninguno de ellos. Y lo que más me gusta es la interpretación que hacen de ellos los amigos/as que tienen a bien dejar una opinión.

    Me gusta

  4. yo dice:

    esta muy larga

    Me gusta

  5. Rosa dice:

    Maria,creo que o no me he sabido explicar bien o no has interpetrado bien mi comentario, el problema mas frecuente es ese que padres y colegio no van de la mano, que los padres no asisten a las reuniones, que su hijo siempre es bueno, el maestro le tiene mania, ni todos los maestros son buenos (algunos estarian mejor haciendo otra cosa,) ni todos los niños buenos, hay niños muy dificiles (unos por enfermedad hiperactivos, otros por pasividad¿que mas da todo, yo me siento, me evado de lo que se explica en clase y ya se lo haran) (otros porque como su casa es que cada uno hace lo que quierr, pues lo han aprendido bien y lo aplican en las escuala)por cierto siempre he ayudado a mi hija en lo deberes dia tras dia. aprenderse las lecciones, desde niña siempre he preocurado ayudarla en todo, por suerte estar encima de momento, vamos bien, la escuela se ha de adaptar al niño y viceversa, pero los padres somos los que hemos de mirar por el bien de nuestros hijo y como bien dices en eso estoy totalmente de acuerdo a una con la escuela

    Me gusta

  6. MARIA dice:

    Rosa, date cuenta que el colegio y los padres van de la mano, el fracaso escolar de un niño o adolescente es sumamente delicado y preucupante que no es para buscar culpables o juzgar a los padres o al colegio es el de buscar soluciones positivas para un niño o niña que sufre, que no entiende el porque otros niños pueden dar mas y yo porque no puedo lograrlo, sinceramente tu comentario Rosa suena a la madre que juzga y que no acosenja, los sistemas educativos deben de cambiar y modificarse cion la misma rapidez con la que cambian nustros hijos porque la educacion escolar se estan quedando corta ante los docentes que no se adaptan a los cambios y los padres que desean darles nuevos cambios a mejor a sus hijos a veces son trocados por la doctrina escolar.

    Me gusta

  7. Sin duda, Rosa, que los padres no podemos dejar todo en manos de la escuela. Eso es evidente. Y aunque la vida moderna nos deja poco tiempo y todo lo que queramos añadir, hemos de cumplir con nuestro deber de padres. Y ese deber nos ha de llevar, también, a cuestionar el modelo educativo. Nos ha de llevar, también, a cuestionar el papel de la escuela. Sé que el artículo es largo, pero no deja nada por tocar. En el fracaso escolar pueden influir la actitud paterna, la del profesorado, la escuela, el modelo educativo, y cuestiones sociales u orgánicas y fisiológicas. No conozco, aunque no lo pongo en duda, un sólo caso en el que la escuela se adecúe al distinto ritmo de maduración del niño. En nuestro modelo se establece un límite, una especie de listón, que perjudica muy seriamente tanto a los que lo sobrepasan como a los que no llegan. A unos les aburren y a otros les agobian. Todo sea en beneficio de la “mayoría”, ese “pelotón central”, esa especie de clase media escolar para la que está pensado el programa. En nuestras sociedades hemos aceptado sin discusión el concepto “mayoría”, que estima la idoneidad de cualquier sistema si éste resulta satisfactorio para la “mayoría”. Pero creo, muy sinceramente, que hay temas, como el educativo o el sanitario, sin ir más lejos, en los que hay que ir mucho más allá que ese concepto. No se puede idear un sistema educativo o sanitario para la “mayoría, sino para “TODOS”. Ya sé que es más difícil que los actuales. Ese es el reto. Y también la exigencia.

    Me gusta

  8. Rosa dice:

    De acuerdo en todo, son muchos los niños que pueden fracasar, por esos factores, pero el factor mas importantes son los padres el interes de los padres por los estudios de sus hijos el preocuparse de mirar la agenda diariamente, el ¿que habeis echo en clase? ¿que tienes que hacer? ¿te ayudo a estudiar? haber los deberes muy bien presentados, ¿ese trabajo de sociales? ¿te ayudo a prepararlo y hacerlo? la mayoria de los padres no saben si si el tema que estan tocando sus hijos en el colegio, llega, con un album y lo dejan ahi ya lo miraremos, cuando lo primero que tienes que hacer es dejar lo que estas haciendo y ver al album, alabar y recrearte con el, yo creo que en parte es mucha culpa de que los padres se acomodan y dan al colegio toda responsabilidad, he visto demasidos casos, en el entorno de la clase de mi hija, que me han puesto los pelos de punta, como una madre ¿decir? ¿y esto lo tenian que hacer para hoy? pues si, pues no lo sabia se lo han dado muy justo, no hace una semana que esta apuntado en la agenda, bueno como no se la miro, si no me la enseña, es tu obligacion mirarsela. esto en niños con 10 – 11 años es muy grave, demuestra el poco interes paterno y la poca importancia que dan a la enseñanza, para mi por ahi va la cosa

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

BANCA ÉTICA FIARE

A %d blogueros les gusta esto: