Inicio » Convivencia » Confesiones de un egoísta

Confesiones de un egoísta

FUNDACIÓN CASTILLA DEL PINO

ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA

NUESTRA APARENTE RENDICIÓN

MENOS DÍAS AQUÍ

POR UNA NUEVA ESCUELA: OTRA ESCUELA ES POSIBLE

LA OPCIÓN DE EDUCAR EN CASA

COMUNA DE IDEAS / Juan Carlos Monedero

TELESUR

Contador-Geovisite

Nuevo DESorden – Web de CARLOS TAIBO

AJOBLANCO

EL BLOG DE CASILDA RODRIGÁÑEZ BUSTOS

DIARIO PÚBLICO

PERIODISMO HUMANO

ELDIARIO.ES

Antes que nada, aclarar que no es autobiográfico. El escrito tiene muy poco que ver conmigo, si bien en momentos muy puntuales y efímeros he sentido lo mismo que este egoísta.

Me voy a explicar ante todos, pero siguiendo un orden; el que marca la cercanía del resto conmigo. Empezarè con mi esposa, que no acaba de entenderme y no lo logrará por más tiempo que pase junto a mí, puesto que su objetivo, desde el principio, era cambiarme. Sí, querida, no me casé contigo para hacerte feliz, sino para serlo contigo. Me equivoqué. Debí darme cuenta desde el principio que tú estabas en otra historia y que nunca llegaríamos a entendernos. Ahora me reclamas algo que no puedo devolverte: el tiempo que has pasado junto a mí. Me acusas de tu infelicidad, me haces responsable de todo lo que no te gusta de tu vida, como si yo fuese algo más que tu marido, como si tú no tuvieras el gobierno, el manejo de tu existencia. En fin, querida, llegados a este punto no me queda más que despedirme, pues como decía Joaquín Sabina en una de sus canciones: para decir condios a los dos nos sobran los motivos. Pero antes de irme, quiero tranquilizarte. Nuestros hijos sabrán vivir su vida sin el agobio que nuestra presencia les imponía. No sufras por ellos. Ni por mí, soy mayorcito. Ahora te ha llegado el momento de que vivas tu vida sin encontrar excusas. Y si es verdad que yo te hacía infeliz, ahora, que me voy, tienes la oportunidad de darle un vuelco a tu vida. Hazlo. Y no pierdas más tiempo rumiando el pasado. Un beso.

Amados hijos, como ya sabéis, me marcho de casa. Parto sin rumbo fijo. Deseo un cambio de vida que me aleje de todo lo que he tenido hasta ahora. Eso os incumbe. Nunca os he pedido cariño, afecto, amor, o cosas parecidas. Os he dado todo cuánto os ha hecho falta para desarrollaros, excepto afecto. No sé que es eso, pues nunca lo he tenido. Espero que no os aferréis a eso para justificar cualquier carencia. Si lo necesitáis, buscadlo. Yo no he tenido tiempo. Seguí unos patrones, me casé, coloboré para traeros al mundo, pero no puse fin a esta carencia que arrastro desde que nací. Mis padres estaban tan ocupados con la supervivencia que no les quedó tiempo para mí. Pero no les reprocho nada ni me quejo ni pongo esto como excusa. he vivido sin afecto y quiero ponerle remedio a eso. Perdonad que no os incluya a vosotros. Dada vuestra edad y comportamiento sería estúpido por mi parte esperar algo en este sentido. Así pues, me despido. Un beso.

Querido jefe, siento no haber comprendido que la tierra gira en torno a tu persona. La empresa, ese eufemismo que siempre has utilizado para referirte a tí, no representa para mí más que una parte, importante ciertamente, de mi tiempo. En el cual he carecido de autonomía y no te lo reprocho. Desde el principio entendí que te vendía unas horas a cambio de un salario. Y en ellas quedaba implícito que me ponía a tu entera disposición para cumplir con las funciones que se especificaban en mi contrato. Lo he cumplido. Y no entiendo tus quejas. No sé qué quieres decir cuando hablas de implicación o de que no entiendo lo complejo que es el mercado y todo eso. Me da que no te has leído el contrato. Pero no importa. Me marcho. Lo dejo. Te dejo ahí con tu empresa y peleando con el mercado. Espero que encuentres gente que se implique, como si el negocio fuera suyo, a cambio del salario que tú pagas y que no tengan en cuenta que serán despedidos en la próxima crisis económica. Confío en que tus habilidades y conocimientos de los entresijos del mercado ahorren números a la lista del paro. Suerte.

Alcalde, dejo esta ciudad. Tu idea de lo que es una ciudad habitable no tiene nada que ver con la mía. Y no es que no se pueda respirar, que se puede aunque cueste, sino que me da la impresión de que en los proyectos que llevas adelante hay otros intereses que priman sobre los míos de ciudadano de a pie. No me molesta la inmigración, si bien a algunos habría que explicarle algunas normas elementales de convivencia, ni me hace desistir de la condición de urbanita la polución, el ruido, el exceso…Lo que busco es un cambio de vida que aquí no me es posible. Cuando se vive en sociedad ha de tenerse en cuenta lo que piensan, sienten, desean, etc, los demás. Y yo no estoy preparado para eso. Estoy harto de renuncias en aras de un supuesto bien común que, curiosamente, nunca tiene relación con el mío. Me voy. No quiero tener la excusa de estos inconvenientes para justificar vivir como vivo. Supongo que no te importa mi pérdida en tu censo, pues son muchos los que están dispuestos a relevarme, así que no me extiendo más. Un saludo.

Podría seguir despidiéndome de amigos y conocidos, pero no lo haré; en el primer caso porque no los tengo y en el segundo porque su vida me interesa tan poco como la mía a ellos.

PD:  No confundirme con uno de esos tipos resentidos de la clase media.


2 comentarios

  1. Gracias Rosa. Ya digo al principio que yo no pienso como este egoísta. Al menos durante la mayor parte del tiempo. Pero creo, como tú, que algunas de las cosas que dice son tal cual. Ser egoísta, pese a la carga negativa que tiene este calificativo, es lo menos que uno puede ser a partir de una cierta edad. Y más en un mundo como este. Un beso.

    Me gusta

  2. Rosa dice:

    muy bueno, y demasiado real, creo que contiene mucha ironia, pero es verdad mucho de lo que dice. Un beso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

BANCA ÉTICA FIARE

A %d blogueros les gusta esto: